Pasar al contenido principal
Hemos de meditar la ley del Señor…

Hemos de meditar en la ley del  Señor día y noche, en silencio y soledad, para que la Palabra de Dios habite abundantemente en los corazones y en los labios de quienes la profesan.

(Constituciones Carmelitas)

admin Sáb, 2012-09-22 20:18
Hemos de orar con perseverancia…

Hemos de  orar con perseverancia, especialmente manteniendo la vigilancia y oración con los salmos. También hemos de ser  revestidos con la armadura espiritual para  vivir en comunión fraterna, expresada a través de la celebración diaria de la Eucaristía…

(Constituciones Carmelitas)

admin Sáb, 2012-09-22 20:17
Viviendo como Cristo...

Viviendo, como Cristo Jesús, en solidaridad con los dramas y esperanzas de la humanidad, los carmelitas podrán tomar decisiones capaces de transformar su vida y hacerla más conforme a la voluntad del Padre.

(Constituciones Carmelitas)

admin Sáb, 2012-09-22 20:17

Somos llevados…

Somos llevados a valorar el misterio de aquellos con quienes compartimos nuestra vida. Nuestra Regla nos pide ser esencialmente “hermanos” y nos recuerda que la calidad de las relaciones dentro de la comunidad carmelita se ha de desarrollar y mejorar,  siguiendo el ejemplo inspirador de la primera comunidad de Jerusalén. 

(Constituciones Carmelitas)

Para nosotros ser hermanos…

Para nosotros ser hermanos significa crecer en la comunión y en la unidad, por encima de privilegios y distinciones, con un espíritu de participación y corresponsabilidad, compartiendo los bienes materiales, un programa común de vida y carismas personales.

(Constituciones Carmelitas)

Aquellos que llevan el escapulario

Aquellos que llevan el escapulario son introducidos en la tierra del Carmelo para poder “comer de sus abundantes frutos” y experimentar la presencia tierna y maternal de María…

(Fórmula del Escapulario)

Durante mucho tiempo

 “!Durante mucho tiempo yo también he llevado el Escapulario Carmelita! Debido al amor que siento por la Madre celestial, cuya protección experimento constantemente…

(B. Juan Pablo II)

---------*******---------*******---------

shieldOCarm

Como Carmelitas, Vivimos nuestra vida en obsequio de Jesucristo y servirle fielmente con corazón puro y buena conciencia a través de un comprometiéndose en la búsqueda del rostro del Dios vivo (dimensión contemplativa de la vida), en la oración, en la fraternidad y en el servicio (diakonía) en medio del pueblo. Estos tres elementos fundamentales del carisma no son valores aislados o inconexos, sino que  están estrechamente ligados entre sí. 

Todo esto lo vivimos bajo la protección, la inspiración y la guía de María, la Virgen del Carmen, a la que honramos como “nuestra Madre y hermana”.