Pasar al contenido principal

Clausura del curso 2018-2019 en el CISA

Clausura del curso 2018-2019 en el CISA
41/2019 – 19 – 06

El pasado 14 de junio se celebró en nuestro Centro Internacional de San Alberto (CISA) el acto de clausura del año académico en el que participaron los miembros de ambas comunidades internacionales (Curia y CISA) presentes en esos días en Roma. Como cada año, durante las Vísperas Solemnes, el Prior General compartió con los miembros de la comunidad algunas de las últimas actividades de la Orden e informó acerca de algunos puntos relacionados con el próximo Capítulo General de septiembre. Asimismo -y al tratarse del último encuentro de este tipo del sexenio- el Prior General agradeció al Prior del CISA (Míceál O´Neill), al vice Prior (Noel Rosas) y al ecónomo (Jan Wozniak) y al Regens Studiorum (Giovanni Grosso) su estupendo trabajo al servicio de esta comunidad internacional. Asimismo, agradeció a los encargados de los diversos servicios y entes que tienen su sede en el CISA (el Institutum Carmelitanum, el Archivo General, las bibliotecas, etc.) y a los empleados su servicio en favor de la cultura y de la formación en la Orden. También destacó el buen ambiente que se vive en el CISA y subrayó que todos han contribuido para que esto sea así. El Prior General tuvo una mención especial para el p. Ton Van der Gulik, bibliotecario (que termina en septiembre su servicio, para volver a la provincia holandesa) por su excelente labor al cargo esta gran biblioteca carmelitana y de la bibliografía de Carmelus. La celebración concluyó con la cena en un ambiente de fraternidad y alegría.

Como Carmelitas, Vivimos nuestra vida en obsequio de Jesucristo y servirle fielmente con corazón puro y buena conciencia a través de un comprometiéndose en la búsqueda del rostro del Dios vivo (dimensión contemplativa de la vida), en la oración, en la fraternidad y en el servicio (diakonía) en medio del pueblo. Estos tres elementos fundamentales del carisma no son valores aislados o inconexos, sino que  están estrechamente ligados entre sí. 

Todo esto lo vivimos bajo la protección, la inspiración y la guía de María, la Virgen del Carmen, a la que honramos como “nuestra Madre y hermana”.