Pasar al contenido principal

Noticias de los monasterios carmelitas

Noticias de los monasterios carmelitas de Mozambique
64/2019 – 08 – 09

El pasado 22 de agosto se inauguró el primer monasterio carmelita de Mozambique, dedicado a la Virgen de Fátima y situado junto a la casa de formación de los frailes carmelitas. Esta fundación, propuesta por el monasterio de Moncorvo (Portugal), consta de dos monjas portuguesas y tres monjas del monasterio keniano de Machakos; su realización también ha sido posible gracias a la Provincia de Pernambuco, responsable de la misión mozambiqueña, que ha proporcionado el terreno, y a la contribución económica del Comisariado General de Portugal. A la ceremonia de inauguración, que fue presidida por el arzobispo de Maputo, Mons. Francisco Chimoio, OFMCap, asistieron el Prior General, P. Fernando Millán Romeral, el Delegado General para las Monjas, P. Mario Alfarano, el Consejero General para África, P. Conrad Mutizamhepo, el Provincial de Pernambuco, P. Sormani Barbosa, el Comisario de Portugal, P. Ricardo Rainho, el Superior de la misión mozambiqueña, P. Altamiro Tenorio da Paz, junto con otros sacerdotes, religiosos, religiosas y numerosos fieles.
El 31 de julio, la Santa Sede ha aprobado la nueva fundación de Kitui, Kenya. Las fundadoras, procedentes del monasterio de Machakos, se trasladarán cuando se haya acabado la construcción del monasterio, que el obispo de Kitui está realizando junto al nuevo gran santuario diocesano.
También el 31 de julio la Santa Sede ha aprobado el ingreso del Monasterio “Mater Unitatis” de Montiglio, Italia, en la Federación Santa María Magdalena de Pazzi. Este monasterio, propiciado por el Cardenal Pellegrino y por Sor María Paola del Espíritu Santo, fue fundado por el de Florencia en 1971 y mantiene un fuerte vínculo co

shieldOCarm

Como Carmelitas, Vivimos nuestra vida en obsequio de Jesucristo y servirle fielmente con corazón puro y buena conciencia a través de un comprometiéndose en la búsqueda del rostro del Dios vivo (dimensión contemplativa de la vida), en la oración, en la fraternidad y en el servicio (diakonía) en medio del pueblo. Estos tres elementos fundamentales del carisma no son valores aislados o inconexos, sino que  están estrechamente ligados entre sí. 

Todo esto lo vivimos bajo la protección, la inspiración y la guía de María, la Virgen del Carmen, a la que honramos como “nuestra Madre y hermana”.