Pasar al contenido principal

Celebración del 30 aniversario de la muerte de Mons. Oscar Arnulfo Romero

Se han cumplido 30 años de la muerte de Mons. Oscar Arnulfo Romero, arzobispo de San Salvador, asesinado en el altar el 24 de marzo de 1980 mientras celebraba la Misa. El Prior General, P. Fernando Millán Romeral, O. Carm., hizo memoria de este aniversario durante su visita canónica a la Provincia Arago-Valentina, en la celebración de la eucaristía en Onda, España.  El Prior General visitó a los miembros de la Familia Carmelitana de El Salvador el pasado mes de noviembre y celebró la eucaristía en la cripta de la catedral de San Salvador, próxima a la tumba de Mons. Oscar Romero, acompañado de numerosos laicos carmelitas. Sus palabras recordaron la famosa homilía de Mons. Romero sobre el Escapulario del Carmen.
Con ocasión de su visita a El Salvador, el Prior General recibió como regalo un cuadro que representa a Mons. Oscar Romero junto a la Virgen del Carmen con el Escapulario (ver la página de la Orden: www. ocarm.org). Para recordar su compromiso por la justicia y la paz y con su devoción a la Virgen del Carmen, esta pintura se encuentra actualmente en la Curia General, ante la sala del Consejo.
¿Te gustaría recibir las noticias en tu correo electrónico?

Suscribirse CITOC Online


* obligatorio





Lista de Información:

CITOC Online es el boletín electrónico publicado por la Orden de los Carmelitas. Las noticias, información, características, artículos, cartas, fotos y otros materiales enviados se convierten en propiedad de Citoc Online

Privacy Policy:

  • Your email address will never be shared with any 3rd parties and you will receive only the type of content for which you signed up.
  • CITOC Online can be shared among friends, family and relatives for religious purpose without changing its content.

 

 

shieldOCarm

Como Carmelitas, Vivimos nuestra vida en obsequio de Jesucristo y servirle fielmente con corazón puro y buena conciencia a través de un comprometiéndose en la búsqueda del rostro del Dios vivo (dimensión contemplativa de la vida), en la oración, en la fraternidad y en el servicio (diakonía) en medio del pueblo. Estos tres elementos fundamentales del carisma no son valores aislados o inconexos, sino que  están estrechamente ligados entre sí. 

Todo esto lo vivimos bajo la protección, la inspiración y la guía de María, la Virgen del Carmen, a la que honramos como “nuestra Madre y hermana”.