Pasar al contenido principal

Cultura y espiritualidad en diálogo

52/2015-27-05

El jueves 17 de mayo se clausuró el ciclo de encuentros con el título “Belleza del Carmelo... entre pintura, música y poesía”, que ha tenido lugar en el Centro Internacional San Alberto (CISA).

El primer encuentro fue guiado por el P. Emanuele Boaga, O.Carm., sobre el tema “Santa María del Carmelo: iconografía”; Federico Truffi, de la universidad de Londres, presentó la obra musical de Bartolino da Padova, un compositor carmelitano del siglo XIV. El último encuentro trató sobre el tema “Adolescentia” de Batista Mantovano, conducido por Andrea Severi, de la universidad de Bologna. Los tres encuentros han tenido una buena participación y han sido muy valorados. Está previsto continuar esta experiencia organizada por el Institutum Carmelitanum y por la comunidad del Centro Internacional San Alberto (CISA).

¿Te gustaría recibir las noticias en tu correo electrónico?
Suscribirse CITOC Online


* obligatorio





Lista de Información:

CITOC Online es el boletín electrónico publicado por la Orden de los Carmelitas. Las noticias, información, características, artículos, cartas, fotos y otros materiales enviados se convierten en propiedad de Citoc Online

Privacy Policy:

  • Your email address will never be shared with any 3rd parties and you will receive only the type of content for which you signed up.
  • CITOC Online can be shared among friends, family and relatives for religious purpose without changing its content.

 

 

Como Carmelitas, Vivimos nuestra vida en obsequio de Jesucristo y servirle fielmente con corazón puro y buena conciencia a través de un comprometiéndose en la búsqueda del rostro del Dios vivo (dimensión contemplativa de la vida), en la oración, en la fraternidad y en el servicio (diakonía) en medio del pueblo. Estos tres elementos fundamentales del carisma no son valores aislados o inconexos, sino que  están estrechamente ligados entre sí. 

Todo esto lo vivimos bajo la protección, la inspiración y la guía de María, la Virgen del Carmen, a la que honramos como “nuestra Madre y hermana”.