Pasar al contenido principal

Dos nuevos monasterios en América Latina

47/2014-09-06

En los primeros meses del presente año se han fundado dos  nuevos monasterios de monjas carmelitas. El 19 de febrero, la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica (CIVCSVA) emanó el decreto de inicio de la fundación del segundo monasterio de Venezuela.

La comunidad de Porlamar, con la participación de tres monjas procedentes de Santiago de los Caballeros (República Dominicana), Camaná (Perú) y Machacos (Kenya), ha dado vida a este nuevo monasterio en Caño Grande, diócesis de Barinas, dedicado a “Santa María del Monte Carmelo”. Por otro lado, el 6 de mayo de 2014 la CIVCSVA emanó el decreto de inicio de la fundación del monasterio de “Santa Teresita del Niño Jesús” en Azua, diócesis de San Juan de la Maguana. Éste es el quinto monasterio de República Dominicana y ha sido fundado por las monjas de La Vega.

¿Te gustaría recibir las noticias en tu correo electrónico?

Suscribirse CITOC Online


* obligatorio





Lista de Información:

CITOC Online es el boletín electrónico publicado por la Orden de los Carmelitas. Las noticias, información, características, artículos, cartas, fotos y otros materiales enviados se convierten en propiedad de Citoc Online

Privacy Policy:

  • Your email address will never be shared with any 3rd parties and you will receive only the type of content for which you signed up.
  • CITOC Online can be shared among friends, family and relatives for religious purpose without changing its content.

 

 

shieldOCarm

Como Carmelitas, Vivimos nuestra vida en obsequio de Jesucristo y servirle fielmente con corazón puro y buena conciencia a través de un comprometiéndose en la búsqueda del rostro del Dios vivo (dimensión contemplativa de la vida), en la oración, en la fraternidad y en el servicio (diakonía) en medio del pueblo. Estos tres elementos fundamentales del carisma no son valores aislados o inconexos, sino que  están estrechamente ligados entre sí. 

Todo esto lo vivimos bajo la protección, la inspiración y la guía de María, la Virgen del Carmen, a la que honramos como “nuestra Madre y hermana”.