Skip to Content

"La Lectio Divina es una fuente genuina de la espiritualidad cristiana y a ella nos invita nuestra Regla. Practiquémosla cada día para adquirir un suave y muy vivo amor y para aprender la supereminente ciencia de Jesucristo. Así cumpliremos el mandato del Apóstol Pablo que nos recuerda la Regla: “La espada del Espíritu, que es la Palabra de Dios, habite con toda su riqueza en vuestra boca y en vuestros corazones, y todo lo que debáis hacer hacedlo en el nombre del Señor”.        Constituciones Carmelitas (n. 82)

Lectio: 9º Domingo del Tiempo Ordinario

Lectio: 
Domingo, 6 Marzo, 2011

Quien quiere hacer la voluntad del Padre
tiene que escuchar la palabra de Jesús
y ponerla en práctica.

Mateo 7,21-27

 

Oración inicial

Señor, nos acogemos confiadamente a tu providencia,
que nunca se equivoca;
y te suplicamos que apartes de nosotros todo mal
y nos concedas aquellos beneficios que pueden ayudarnos
para la vida presente y la futura.
Por nuestro Señor.

 

1. LECTIO

Lectura del Evangelio:

«No todo el que me diga: 'Señor, Señor', entrará en el Reino de los Cielos, sino el que haga la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Muchos me dirán aquel Día: 'Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre expulsamos demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?' Y entonces les declararé: '¡Jamás os conocí; apartaos de mí, agentes de iniquidad!'
«Así pues, todo el que oiga estas palabras mías y las ponga en práctica, será como el hombre prudente que edificó su casa sobre roca: cayó la lluvia, vinieron los torrentes, soplaron los vientos, y embistieron contra aquella casa; pero ella no cayó, porque estaba cimentada sobre roca. Y todo el que oiga estas palabras mías y no las ponga en práctica, será como el hombre insensato que edificó su casa sobre arena: cayó la lluvia, vinieron los torrentes, soplaron los vientos, irrumpieron contra aquella casa y cayó, y fue grande su ruina.»

 

2. MEDITATIO

a) Clave de lectura: 

El texto que la liturgia de hoy nos propone, cierra el discurso de Jesús que se abre con las bienaventuranzas (Mt 5,1-12). Jesús “al ver a toda esa muchedumbre ... subió al monte; allí se sentó… y les enseñaba” (Mt 5,1-2). Después de haber anunciado e inaugurado los nuevos tiempos de la conversión en vista del reino de los cielos que se acerca (Mt 4,17), Jesús presenta un programa completo, con un nuevo estilo de vida basado en su persona: El es la “buena nueva del reino” (Mt 4,23) en la que se fundan los tiempos nuevos. En este texto del séptimo capítulo Jesús reitera una vez más que entramos en el reino de los cielos eligiendo, a conciencia, los valores de este reino y haciéndolo con decisión y responsabilidad. Una decisión que se traduce en obras que se reconozcan: las obras de los “hijos de Dios” (Mt 5,9). Jesús aquí hace alusión no tanto a obras externas o a manifestaciones extraordinarias, sino que se refiere sobre todo al fundamento de la vida del discípulo: hacer “la voluntad de mi Padre que está en los cielos” (Mt 7,21). Muchos, ciertamente, profetizan en el nombre de Jesús, expulsan demonios y realizan prodigios al servicio de la evangelización (Mt 7,22). Pero Jesús no los reconoce ya que son “agentes de iniquidad” (Mt 7,23). Las palabras de desprecio dirigidas a éstos son fuertes y terribles ya que Jesús declama abiertamente: “Jamás os conocí; apartaos de mí” (Mt 5,23). Son frases que nos recuerdan las palabras del Buen Pastor, en el evangelio de Juan: “Yo soy el buen pastor y conozco mis ovejas, y mis ovejas me conocen” (Jn 10,14). Aquí se hace hincapié en la actitud de Jesús, que no se deja embaucar y sabe, siendo Juez Justo, quienes les pertenecen y quienes no. En el Evangelio de Juan, encontramos lo mismo, por ejemplo con referencia a Judas Iscariote y a la elección de los doce: “Jesús respondió: Yo mismo los elegí a ustedes, los Doce. Y, sin embargo, ¡uno de ustedes es un diablo!. Hablaba de Judas, hijo de Simón el Iscariote: era uno de los Doce y lo traicionaría.” (Jn 6,70); “No lo digo por todos ustedes; porque conozco a los que he escogido; y se va a verificar lo dicho por la Escritura: El que come el pan conmigo se levantará contra mí.” (Jn 13,18); “Ustedes no me escogieron a mí. Soy yo quien los escogí a ustedes y los he puesto para que vayan y produzcan fruto, y ese fruto permanezca. Y quiero que todo lo que pidan al Padre en mi Nombre, él se lo dé.” (Jn 15,16). Un tema éste que es común también en el Antiguo Testamento. Por ejemplo, lo encontramos en Oseas, con relación al pueblo de Dios que a pesar de haber “rechazado el bien” grita: “Mi Dios, nosotros de Israel, ¡no te conocemos!” (Os 8,2-3). Las parábolas de las diez vírgenes (Mt 25,11-12; Lc 13,25), de las dos casas (Lc 6,46) nos hablan de esto. También algunos pasajes de los Hechos de los Apóstoles y de las cartas paulinas nos hacen notar esta realidad (He 8,9-13, 18-23; 2Ti 3,8-9, 1Co 4,20; Fil 3,7-9;) existente ya en la iglesia primitiva: es decir la presencia de los que cumplen un ministerio en nombre de Jesús, pero de hecho son agentes de iniquidad, desobedientes a la voluntad de Dios (Heb 4,6) y entonces no se enteran del reino. Por ello Pablo exhorta a los discípulos para que vivan “con sencillez de espíritu, no sirviendo sencillamente cuando los vigilan, o para que los hombres los feliciten, sino que sean como siervos de Cristo. Hagan su trabajo con empeño por el Señor, y no por los hombres” (Ef 6,6).

Jesús reconoce solamente como suyos, los que hacen la voluntad de su Padre (Mt 12,50; 21,29-31; Mc 3,35), porque él también es reconocido por esto (Jn 7,17). Pone en guardia a sus discípulos de los falsos profetas “que vienen a ustedes disfrazados de ovejas, cuando en realidad son lobos feroces” (Mt 7,15). En ese texto (Mt 7,22) el término “profetizar” se refiere al ministerio de la enseñanza con autoridad moral, hecha en nombre de Jesús, en la comunidad cristiana. A esto se refiere también Pablo en 1Cor 12,28 y Ef 4,11. Este es uno de los dones, juntamente con el exorcismo y con la manifestación de otros prodigios, que contribuye a la edificación de la Iglesia facilitando la proclamación de la buena nueva. Por consiguiente es un don que, como cualquier otro don, trae consigo una gran responsabilidad. Los “agentes de iniquidad”, aunque tengan dones, causan daño y ruina al edificio de la Iglesia (casa de Dios) con su hipocresía. Es posible que sea también éste el sentido de la parábola de Jesús sobre las dos casas construidas, una sobre arena y la otra sobre roca. Así que lo importante no es afanarse, sino construir sobre la Palabra de Dios, poniéndola en práctica con docilidad y caridad, porque sin la caridad que nos une a Dios y a su voluntad no somos nada y nada nos sirve (1Cor 13,1-13). “Pasarán las profecías, callarán las lenguas y se perderá el conocimiento” (1 Cor 13,8). Solamente “la caridad nunca pasará” (1 Cor 13,8).

b) Algunas preguntas:

i) Lee atentamente el texto del evangelio y la llave de lectura. Encuentra en la Biblia todas las citas de los textos paralelos. Puedes buscar otros que te ayudan a comprender y a profundizar el texto de Mateo.
ii) Subraya lo que te ha llamado la atención en los textos y en la llave de lectura.
iii) En este discurso ¿cuál te parece que sea el mensaje principal de Jesús?
iv) El evangelio nos dice que “cuando Jesús terminó estos discursos, lo que más había impresionado a la gente era su modo de enseñar” (Mt 7,28). Esta reacción ¿es también la tuya? ¿Por qué?
v) La multitud notaba que Jesús “enseñaba como uno que tiene autoridad y no como los escribas” (Mt 7,29). ¿Qué piensas de esta intuición de la multitud? ¿Tiene que ver con la coherencia del estilo de Jesús con su mensaje?
vi) ¿Cómo puedes contribuir a la edificación de la Iglesia?

 

3. ORATIO

Haz silencio dentro de ti y acoge las palabras de Jesús en tu corazón. Practicando estas palabras, terminarás por transformarte en El.

Concluye tu oración con el Salmo 31

En ti, Yahvé, me cobijo,
¡nunca quede defraudado!
¡Líbrame conforme a tu justicia,
tiende a mí tu oído, date prisa!

Sé mi roca de refugio,
alcázar donde me salve;
pues tú eres mi peña y mi alcázar,
por tu nombre me guías y diriges.
¡Y yo que decía alarmado:
«Estoy dejado de tus ojos»!

Pero oías la voz de mi plegaria
cuando te gritaba auxilio.
¡Tened valor, y firme el corazón,
vosotros, los que esperáis en Yahvé!

 

4. CONTEMPLATIO

“Porque pensamos que el hombre es justificado por la fe, independientemente de las obras de la ley.” (Rm 3,28).

Ebook para Lectio Divina

¿Le gustaría recibir mensualmente la Lectio Divina en su Ipad / Iphone / Kindle?

  Email:



Como Carmelitas, Vivimos nuestra vida en obsequio de Jesucristo y servirle fielmente con corazón puro y buena conciencia a través de un comprometiéndose en la búsqueda del rostro del Dios vivo (dimensión contemplativa de la vida), en la oración, en la fraternidad y en el servicio (diakonía) en medio del pueblo. Estos tres elementos fundamentales del carisma no son valores aislados o inconexos, sino que  están estrechamente ligados entre sí. 

Todo esto lo vivimos bajo la protección, la inspiración y la guía de María, la Virgen del Carmen, a la que honramos como “nuestra Madre y hermana”.



date | by Dr. Radut