Skip to Content

B. Francisca de Amboise, Religiosa (m)

Litúrgico: 
Sábado, 5 Noviembre, 2016
Francoise-dAmboise.jpg

Nació en el año 1427, probablemente en Thouars (Francia). A los quince años casó con Pedro II, duque de Bretaña, junto con el cual fue coronada en la catedral de Rennes en 1450. Quedó viuda en 1457, no quiso contraer segundas nupcias y se orientó hacia la vida religiosa.

Con este fin construyó en 1463 un Carmelo femenino en Bondon, aconsejada por el beato Juan Soreth, Prior General de la Orden. Sin embargo, su ingreso en aquel monasterio tuvo lugar en 1468. Pasó después en 1477 al monasterio de Nantes, también fundación suya. Los documentos nos la presentan en el oficio de priora de carácter fuerte, dotada de maternal comprensión y de sentido psicológico. Se conserva copia de las sabias exhortaciones con las que alimentaba el espíritu de sus religiosas. A ella se debe la introducción de la comunión frecuente (diaria para las enfermas) y el cuarto voto de estricta clausura.

Murió el 4 de noviembre de 1485. Su testamento fueron las palabras que más veces había pronunciado en vida: "¡Sobre todas las cosas haced que Dios sea siempre el más amado!". Su culto litúrgico fue aprobado en 1863 por Pío IX, en premio de la fidelidad de los bretones a la Iglesia Católica y a su duquesa. Es considerada fundadora de las monjas carmelitas en Francia. Fue beatificada por Pío IX en el 1866.

Como Carmelitas, Vivimos nuestra vida en obsequio de Jesucristo y servirle fielmente con corazón puro y buena conciencia a través de un comprometiéndose en la búsqueda del rostro del Dios vivo (dimensión contemplativa de la vida), en la oración, en la fraternidad y en el servicio (diakonía) en medio del pueblo. Estos tres elementos fundamentales del carisma no son valores aislados o inconexos, sino que  están estrechamente ligados entre sí. 

Todo esto lo vivimos bajo la protección, la inspiración y la guía de María, la Virgen del Carmen, a la que honramos como “nuestra Madre y hermana”.



date2 | by Dr. Radut