Skip to Content

B. María Sagrario de San Luis Gonzaga

Maria-Sagrario.jpg

Había nacido en Lillo (Toledo – España) el 8 de enero de 1881. Cursó la carrera de farmacia, siendo una de las primeras mujeres que alcanzaron ese título en España.

En 1915 entró en el Convento de Santa Ana y San José de Madrid, del que años más tarde fue Priora. Por su espíritu de oración y su amor a la Eucaristía encarnó perfectamente el ideal contemplativo y eclesial del Carmelo teresiano.

Sufrió el martirio, gracia ansiada por ella, por guardar fidelidad a la fe cristiana y a su vida religiosa, en la “Pradera de San Isidro” de Madrid, en la mañana del 15 de agosto de 1936, durante la terrible persecución religiosa de los años 1936-1939 en España.

El Decreto reconociendo su Martirio fue promulgado por el Papa Juan Pablo II el 8 de abril de 1997; beatificándola junto con la Madre Maravillas de Jesús en la Plaza de San Pedro en Roma, el 10 de Mayo de 1998, Domingo V de Pascua.

ORACION:

¡Oh Jesús que dijiste: "Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos"! Por la entrega que de ella hizo tu sierva la Beata María Sagrario, prefiriendo la muerte antes que ser infiel al cumplimiento de sus deberes, te suplicamos que infundas en nuestra alma el espíritu de oración y sacrificio, de que nos dio ejemplo en su vida y heroica muerte. Dígnate glorificarla con la canonización en la Iglesia, y concédenos ahora la gracia que por su intercesión te pedimos. Amén. Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

Como Carmelitas, Vivimos nuestra vida en obsequio de Jesucristo y servirle fielmente con corazón puro y buena conciencia a través de un comprometiéndose en la búsqueda del rostro del Dios vivo (dimensión contemplativa de la vida), en la oración, en la fraternidad y en el servicio (diakonía) en medio del pueblo. Estos tres elementos fundamentales del carisma no son valores aislados o inconexos, sino que  están estrechamente ligados entre sí. 

Todo esto lo vivimos bajo la protección, la inspiración y la guía de María, la Virgen del Carmen, a la que honramos como “nuestra Madre y hermana”.



date2 | by Dr. Radut