Skip to Content

S. Eliseo, Profeta (M)

Litúrgico: 
Miércoles, 14 Junio, 2017
Eliseo.jpg

“Llegando Elías donde Eliseo, le echó su manto encima. Y él, abandonando a los bueyes, se fue tras Elías y entró a su servicio” (cfr 1 Re 19, 19-21). Eliseo recibió el espíritu de Elías y, entre otros signos prodigiosos, curó a Naamán de la lepra y resucitó a un niño. Vivió entre los hijos de los profetas y con frecuencia se hacía presente, en nombre de Dios, en los acontecimientos del pueblo de Israel. 


La Orden Carmelitana, recordando sus orígenes en el Monte Carmelo, con la celebración litúrgica de los grandes profetas Elías y Eliseo quiere perpetuar la memoria de su presencia y de sus gestas. Por este motivo, el Capítulo General de 1399 decretó la celebración de la fiesta de S. Eliseo. En nuestros días, el profeta es un testigo eficaz del carisma profético por su fidelidad al verdadero Dios y por el servicio a su pueblo.

Como Carmelitas, Vivimos nuestra vida en obsequio de Jesucristo y servirle fielmente con corazón puro y buena conciencia a través de un comprometiéndose en la búsqueda del rostro del Dios vivo (dimensión contemplativa de la vida), en la oración, en la fraternidad y en el servicio (diakonía) en medio del pueblo. Estos tres elementos fundamentales del carisma no son valores aislados o inconexos, sino que  están estrechamente ligados entre sí. 

Todo esto lo vivimos bajo la protección, la inspiración y la guía de María, la Virgen del Carmen, a la que honramos como “nuestra Madre y hermana”.



date2 | by Dr. Radut