Skip to Content

S. María Magdalena de Pazzis, Virgen (Fiesta)

Litúrgico: 
Jueves, 25 Mayo, 2017
mariadepazzi.jpg

María Magdalena lleva el nombre la noble familia de Pazzis de Florencia, que ya en el s. XV tenía una gran influencia política. Nacida el 2 de abril de 1566, fue educada piadosamente, y desde la niñez mostró sentido profundo de la presencia de Dios, amor ardiente a la Eucaristía y fuerte inclinación por el espíritu de penitencia. Por consejo de su confesor, fue admitida a la primera comunión, contrariamente a las costumbres de la época. A los dieciséis años fue aceptada por las monjas carmelitas de Sta. María de los Ángeles de Florencia, su ciudad natal. Durante el noviciado una grave enfermedad, que duró dos meses, la llevó al desahucio médico, de modo que le fue concedido el adelanto de la profesión. Pero se recuperó. Fue durante tres años vicemaestra, sacristana y seis años maestra de novicias. Se encargó también de las jóvenes profesas y en 1604 fue elegida subpriora. Indecibles sufrimientos físicos y una dura prueba espiritual templaron su paciencia, y fue enriquecida por Dios con gracias extraordinarias. Murió el 25 de mayo de 1607. Beatificada en 1626, fue canonizada el 28 de abril de 1669. 


A una intensa vida espiritual unió la concienzuda observancia de los votos religiosos, y llevó una vida escondida de oración y abnegación. Tuvo el "ansiado deseo" de la renovación de la Iglesia: urgencia de la reforma y anhelo de la expansión, ofreciéndose para que los "cristos" (los sacerdotes) fuesen de nuevo luces del mundo y los infieles volviesen al seno de la Iglesia. "Clave de la bóveda de su edificio espiritual (pero no desarrollado orgánicamente) es el amor: creados por Dios por amor y con amor, por esta vía es por la que debemos volver a él; el amor es la medida del progreso en el retorno del alma a Dios. La principal función del amor es la de unir el alma con Dios. La vida espiritual es como un círculo, animado por el amor, que en Dios tiene su punto de partida y de llegada". Sta. María Magdalena de Pazzis fue también tiernamente devota de Nuestra Señora y contribuyó notablemente a profundizar la devoción mariana carmelita a la "Virgen Purísima", afirmando que la belleza de María fue su pureza, que la unió con el Verbo en la divina maternidad. 


Sus experiencias místicas son recogidas en los "manuscritos originales", como se llaman los apuntes que sus hermanas recogían sobre lo que ella hacía o decía en sus éxtasis y "excesos de amor divino" y de los cuales hacían una cierta "comprobación" con la misma santa. Estos son: Quaranta Giorni (Cuarenta Días), Colloqui (Coloquios), Revelatione e intelligentie (Revelaciones e inteligencias), Probatione (Prueba) y el Rinnovatione della Chiesa (Renovación de la Iglesia), junto a los Avvisi (Avisos) y las Lettere (Cartas).

youtube: 
See video
Como Carmelitas, Vivimos nuestra vida en obsequio de Jesucristo y servirle fielmente con corazón puro y buena conciencia a través de un comprometiéndose en la búsqueda del rostro del Dios vivo (dimensión contemplativa de la vida), en la oración, en la fraternidad y en el servicio (diakonía) en medio del pueblo. Estos tres elementos fundamentales del carisma no son valores aislados o inconexos, sino que  están estrechamente ligados entre sí. 

Todo esto lo vivimos bajo la protección, la inspiración y la guía de María, la Virgen del Carmen, a la que honramos como “nuestra Madre y hermana”.



date2 | by Dr. Radut