Skip to Content

125º aniversario de los Carmelitas en Nueva York, EE.UU.

125NY.jpg

P. Michael Kissane, O.Carm.

Era un día nublado con una lluvia suave. No obstante,  no  se enfrió el espíritu de celebración gozosa del 125 aniversario de la llegada de los Carmelitas a Nueva York. Hubo una gran afluencia de gente  en el Santuario de Nuestra Señora del Monte Carmelo en Middletown, Nueva York,  para la misa y comida el 29 de marzo de 2014. Su Eminencia el Cardenal Timothy Michael Dolan era el principal celebrante y predicador de la homilía. Los principales concelebrantes fueron el Reverendísimo Fernando Millán, Prior General de la Orden, y el P. Raul Maravi Cabrera, Consejero General para las Américas, y el P. Mario Esposito, Prior Provincial de la Provincia de S. Elías. Junto a ellos estaban el P. Martin Kilmurry, Prior Provincial de la Provincia de Irlanda, el P. William Harry, Prior Provincial de la Provincia del Purísimo Corazón de María y los anteriores provinciales de la Provincia de S. Elías, P. Matthias DesLauriers, P. Michael Driscoll y P. Michael Kissane.

En 1852 el Provincial de Irlanda, P. Andrew Daly, escribió al P. General en Roma, expresando su deseo de ir a los Estados Unidos para iniciar una misión entre los inmigrantes irlandeses de Nueva York o Filadelfia. Llevaría unos cuantos años hacer realidad este proyecto. En 1870 había solamente 41 miembros en la Provincia de Irlanda. Sin embargo, de alguna manera la Provincia irlandesa pudo enviar cuatro hombres- Rvdo. John Bartley, Rvdo. Edward Southwell, Rvdo. Michael Daly y Rvdo.  Paul McDonnell- para establecer una fundación en Nueva York. Comenzaron en la parroquia de Nuestra Señora del Escapulario en 1889  y empezaron su ministerio en  el hospital de Bellevue ese mismo año. Dejaron establecidas las bases de lo que tenemos hoy, 125 años después, la Provincia de S. Elías. El sueño se hizo realidad y continúa floreciendo. Esto es lo que reunió a todos para celebrarlo.

 

La misa comenzó con el canto de “Dios de toda gracia” que es de acción de gracias a Dios por todas las bendiciones concedidas a lo largo de todos estos años pasados. El P. Mario Esposito dio la bienvenida al Cardenal Dolan  en el Santuario de Nuestra Señora del Monte Carmelo y presentó a los principales concelebrantes al Cardenal, que había viajado desde muchas partes del mundo para estar presente. En nombre de la Provincia agradeció al P. Martin Kilmurry, Provincial de la Provincia Irlandesa, el sacrificio que hizo su provincia al comienzo de  la misión en Nueva York. Señaló que la Provincia Irlandesa tiene ahora “nietos”, las fundaciones que la Provincia de S. Elías comenzó en Trinidad y Vietnam.

 

El Cardenal Dolan dijo, en su homilía para esta ocasión, que era una alegría para él estar presente y  con tantos Carmelitas- Hermanas Carmelitas, Laicos Carmelitas y frailes- Dio las gracias a los Carmelitas de la Provincia de S. Elías por su presencia en la Archidiócesis de Nueva York y por el maravilloso servicio que han prestado a las personas en Nueva York. Señaló que el día era de verdad una ocasión para la celebración y se sentía complacido por ver a tantos miembros jóvenes de la Provincia. El Cardenal Dolan expresó que todos se reunían  para dar gracias a Dios por todas las bendiciones que la provincia ha recibido en los últimos 125 años. Dijo: “Al mirar este hoy estoy asombrado.”

A continuación contó la historia de un judío que vino a verle recientemente y que quería hacer un donativo a la Catedral de S. Patricio. Señaló: “¡Esto me suena siempre a música en mis oídos.”! Dijo que el judío le habló de la devoción que su mujer (una católica) tenía hacia María. Su padre sirvió en la Primera Guerra Mundial. Antes de irse al extranjero, su mujer le dio dos pequeños trozos de tela cuadrados atados con una cuerda. Su mujer le dijo que lo llevara puesto durante la guerra y María le protegería. El judío estaba impresionado porque su mujer se había aferrado al escapulario todos estos años. La devoción de su padre a Nuestra Señora del Escapulario le dio fuerza durante la guerra. El Cardenal Dolan indicó que es debido a los  Carmelitas el que la devoción a  María bajo el patronazgo de Nuestra Señora del Escapulario creciera y continúa siendo uno de los títulos más populares de María.

Después de la comunión el P. Mario Esposito hizo algunas presentaciones. El P. Mario refirió haber oído que cuando el Cardenal Dolan bebe algo normalmente le gusta la cerveza. De este modo, le presentó al Cardenal Dolan  una hermosa jarra de una cervecería Carmelita de Bélgica. El Cardenal Dolan , con humor, preguntó si “no hay nada para llenarla”. El P. Mario entonces le hizo un regalo de la cerveza hecha en la cervecería Carmelita.

El P. Mario , a continuación,   presentó al Provincial de la Provincia de Irlanda, Martin Kilmurry un hermoso Icono hecho especialmente para la celebración del 125º aniversario. El icono representa a Elías pasando su manto a Eliseo. Los Carmelitas interpretan la recepción del manto de Elías por Eliseo como la transmisión de la tradición profética y la continuación del espíritu y ministerio  de Elías a una nueva generación. El icono honra el pasado pero apunta hacia el futuro. La Orden se ha extendido a lo largo de todo el mundo.  La descripción de Elías y Eliseo, en  una montaña,  representa a modo de  una bandera que describe el “paso del” manto desde la Provincia Irlandesa a la fundación en los Estados Unidos y de esta a las fundaciones de Vietnam, Trinidad y Tobago.

Después de la misa hubo una gozosa recepción en la Kuhl’s Highland House en Middletown, Nueva York.  El P. Fernando Millán, Prior General de la Orden Carmelita, felicitó a los miembros de la provincia de S. Elías por su servicio dedicado a la Orden y a la Iglesia durante los últimos 125 años. Habló de la nueva vida que ha desarrollado la Provincia en Vietnam y Trinidad. Alentó a todos los Carmelitas presentes a continuar compartiendo el carisma y espiritualidad Carmelita con el pueblo de Dios.

A medida que el día llegaba a su fin todo parecía deseos de servir a la Iglesia y a la Orden durante muchos años más en las fundaciones de Vietnam, Trinidad y Estados Unidos. Pidamos a Dios que continúe bendiciendo a la Provincia de S. Elías. Que continúe por muchos años el buen trabajo de todos cuantos vinieron en 1889 con el sueño de servir a la Iglesia de Estados Unidos.

Como Carmelitas, Vivimos nuestra vida en obsequio de Jesucristo y servirle fielmente con corazón puro y buena conciencia a través de un comprometiéndose en la búsqueda del rostro del Dios vivo (dimensión contemplativa de la vida), en la oración, en la fraternidad y en el servicio (diakonía) en medio del pueblo. Estos tres elementos fundamentales del carisma no son valores aislados o inconexos, sino que  están estrechamente ligados entre sí. 

Todo esto lo vivimos bajo la protección, la inspiración y la guía de María, la Virgen del Carmen, a la que honramos como “nuestra Madre y hermana”.



ocarmpage | by Dr. Radut