Pasar al contenido principal

25º aniversario del jucar: una celebración que mira hacia el futuro

P.  Fernando Millán, O.Carm. y Marco Blanquer (JuCar)

De diciembre 2012 a diciembre 2013 la Juventud Carmelita en España (JuCar) realizó una serie de actividades con motivo del 25º Aniversario de su fundación. Esta celebración ha servido como punto de referencia para conocer nuestros orígenes, analizar nuestro presente y mirar hacia el futuro.

A lo largo de todo el año se han llevado a cabo diversas actividades en las que han participado tanto antiguos como actuales miembros de JuCar. Las actividades organizadas con motivo de la celebración del 25º aniversario han abarcado diferentes planos. Así, desde un punto de vista vivencial y comunitario, se han organizado un encuentro de oración y un concierto-oración protagonizado por el grupo de música Karmel. Además, durante este año de jubileo, el día 16 de cada mes se ha ofrecido una oración a nuestra Madre, la Virgen del Carmen, según el momento del año litúrgico. Por otro lado, desde el plano audiovisual, se ha realizado una exposición de fotos itinerante y un video conmemorativo, que han recopilado el pasado y presente de JuCar.  También se creó un blog para servir de canal de comunicación entre los miembros de los diferentes grupos (http://25aniversariojucarbetica.blogspot.com.es) y se diseñaron un logo, chapas y camisetas para conmemorar esta ocasión especial. El 25º aniversario concluyó con una misa de clausura que tuvo lugar en el monasterio de Osuna, Sevilla, España, el 7 de diciembre de 2013.

Es importante recordar que allá por noviembre o diciembre de 1987, el grupo de “post-confirmación” de la parroquia y del colegio de Misterios se planteaban su futuro: ¿Pasada la confirmación qué podían hacer? Tras darle muchas vueltas y hacer algunas consultas, acabaron llamándose “JUCAR” (Juventud Carmelita). El nombre no era nuevo. Al parecer, ya en Colombia y Venezuela había habido unos grupos carmelitanos con ese nombre. En Italia, tras el enorme impulso que había supuesto la beatificación del P. Tito Brandsma en 1985, se había constituido con mucha fuerza la “Gioventù Carmelitana”. También se inspiraron en un grupo juvenil que había entonces en una de las casas de los Carmelitas de Castilla, que se llamaba “Grupo Monte Carmelo” y que dirigía el P. Matías Tejerina.

El objetivo era que el proceso catequético y de maduración en la fe, no terminara en la Confirmación, sino que hubiera un camino más largo, con aire juvenil e inspirado en el carisma y la espiritualidad del Carmelo. También se pretendía que este grupo, y los que vinieran detrás, estuviera en conexión con otros grupos juveniles carmelitas de toda España e incluso de otros países. Desde el principio, los grupos JuCar tuvieron muy clara esa identidad carmelitana, en sus símbolos, en sus fiestas, en su espiritualidad, etc.

Durante 25 años, JuCar tomó forma gradualmente y se fue extendiendo en todas las comunidades en las que se trabajaba la pastoral juvenil, especialmente en los colegios y en algunas parroquias. Actualmente, el movimiento tiene presencia en múltiples puntos de España.  De esta manera, municipios como Alicante, Antequera, Elda, Jerez, Madrid, Málaga, Murcia, Onda, Orihuela, Osuna, Quart de Poblet, Valladolid y Villareal cuentan en la actualidad con presencia JuCar. Con anterioridad también existió en otras ciudades como Sevilla y Zaragoza.

Hoy, JuCar es una gran familia compuesta por miembros de diferentes edades, siendo los niños de entre 9 y 10 años los integrantes más jóvenes. Este movimiento tiene un espíritu claramente catequético con una componente vivencial muy importante, y su finalidad no es otra que servir como medio de transmisión de la Palabra de Dios a la juventud actual.

JuCar no sólo ha crecido en su formación en la fe sino también en vínculos de comunidad, desarrollo humano y habilidades sociales. Nuestro movimiento se reúne cada domingo para la misa y la catequesis. A lo largo de estos años hemos organizado campamentos y actividades de verano para los niños y jóvenes en diferentes áreas geográficas de España.

También es destacable la relevancia que el compromiso social protagoniza en JuCar. Uno de los objetivos que se propone este movimiento es mostrar a los jóvenes la realidad social de nuestro mundo y enseñarles a no quedarse indiferentes ante la injusticia. Es por ello que cada año los grupos de las diferentes casas colaboran con los proyectos de la Orden Carmelita, organizando distintas actividades para recaudar fondos, o participando directamente en estos proyectos.

En los últimos años, JuCar ha participado muy activamente en los dos grandes encuentros juveniles que hemos celebrado a nivel de toda la Orden: la peregrinación de la esperanza de los jóvenes europeos (Roma 2010) y el encuentro carmelita en el marco de la JMJ (Madrid 2011).

Tras 25 años, creo que podemos afirmar, con mucha humildad pero también con sano orgullo, que JuCar ha hecho un gran servicio y ha sido un medio para que muchos jóvenes hayan recibido la Palabra de Dios y se hayan acercado un poco más a Él. En JuCar se ha sembrado mucho y con muchísima generosidad. No siempre se ven los frutos ni directa ni inmediatamente. Ha sido, en su cuarto de siglo de existencia, un buen ejemplo de que el carisma carmelita sigue estando vivo y sigue siendo  fructífero, un verdadero regalo de Dios a la Iglesia.

Estos 25 años son solamente un pequeño hito, un pasito en un largo camino. Hay que mirar al pasado para dar gracias a Dios y a todos los que lo han hecho posible, y también rápidamente hay que mirar al futuro para ponerse de nuevo en camino. Los jóvenes no se entretienen ni se paran.

shieldOCarm

Como Carmelitas, Vivimos nuestra vida en obsequio de Jesucristo y servirle fielmente con corazón puro y buena conciencia a través de un comprometiéndose en la búsqueda del rostro del Dios vivo (dimensión contemplativa de la vida), en la oración, en la fraternidad y en el servicio (diakonía) en medio del pueblo. Estos tres elementos fundamentales del carisma no son valores aislados o inconexos, sino que  están estrechamente ligados entre sí. 

Todo esto lo vivimos bajo la protección, la inspiración y la guía de María, la Virgen del Carmen, a la que honramos como “nuestra Madre y hermana”.