Pasar al contenido principal

JMJ 2013: Una experiencia que nunca olvidaré

Valeria Escudero

Nunca me imaginé decir “que en menos de una semana estaré viajando a ver al Papa”. Mucho menos con un grupo de gente que ni conocía, y ahora los podría considerar mis mejores amigos.

No creo que exista una palabra que pueda definir todo lo que estoy sintiendo antes de viajar. Lo que si se, es que esta será una experiencia que nunca olvidaré.

Me parece increíble que millones de jóvenes de todo el mundo estén dirigiéndose a una misma ciudad a enriquecer su fe, característica común de todos los que asistiremos a la Jornada Mundial de la Juventud - JMJ 2013.

Mis expectativas son infinitas. No tengo una idea clara de como será cuando estemos ahí, pero solo quiero llegar y sorprenderme con lo que me esperan estos 19 días de fortalecimiento de mi fe y pasando momentos increíbles con gente de todo el mundo. Sobretodo pasar momentos con el Papa que es alguien muy importante para todos nosotros.

Espero es que al regresar, pueda compartir mi experiencia vivida en Brasil, con todos. La idea de este peregrinaje (no viaje, porque estamos participando de un evento mundial) no es regresar con la intención de entrar a un convento, o en el caso de los hombres ser sacerdotes, sino que seamos nosotros con nuestras experiencias y nuestros conocimientos quienes guiemos a los demás a seguir ese camino ligado a las vocaciones.

Ahora solo nos queda seguir contando las horas para ver que es lo que nos espera.

shieldOCarm

Como Carmelitas, Vivimos nuestra vida en obsequio de Jesucristo y servirle fielmente con corazón puro y buena conciencia a través de un comprometiéndose en la búsqueda del rostro del Dios vivo (dimensión contemplativa de la vida), en la oración, en la fraternidad y en el servicio (diakonía) en medio del pueblo. Estos tres elementos fundamentales del carisma no son valores aislados o inconexos, sino que  están estrechamente ligados entre sí. 

Todo esto lo vivimos bajo la protección, la inspiración y la guía de María, la Virgen del Carmen, a la que honramos como “nuestra Madre y hermana”.