Skip to Content

La vida carmelita se inspira…

La vida carmelita se inspira en las vidas de María y José. La observancia religiosa, por lo tanto, en la Orden Carmelita ha de crear un ambiente en el que el alma pueda expandirse y abrirse a Dios. Proporciona oportunidades para entrar frecuentemente en contacto con él. En otras palabras, todo el estilo  de la vida carmelita está ordenado a un único fin: facilitar una vida de amistad con Cristo.

(Ratio carmelita)

Como Carmelitas, Vivimos nuestra vida en obsequio de Jesucristo y servirle fielmente con corazón puro y buena conciencia a través de un comprometiéndose en la búsqueda del rostro del Dios vivo (dimensión contemplativa de la vida), en la oración, en la fraternidad y en el servicio (diakonía) en medio del pueblo. Estos tres elementos fundamentales del carisma no son valores aislados o inconexos, sino que  están estrechamente ligados entre sí. 

Todo esto lo vivimos bajo la protección, la inspiración y la guía de María, la Virgen del Carmen, a la que honramos como “nuestra Madre y hermana”.



page | by Dr. Radut