Skip to Content

La Palabra De Dios En Nuestro Itinerario Carmelita

EvangEs.jpg

1. LA PALABRA QUE ME VISITA EN EL SILENCIO DE MI SOLEDAD

Una voz vino a mí…

Escuchando las Escrituras:

…Mientras el gentil silencio removía todo y la noche en su rápido curso no se había ido, tu todopoderosa palabra vino desde el cielo, desde el trono real…” (Sab 18,14)

“La construcción del Templo se realizó con piedra tallada en la cantera, de modo que durante su construcción no se oía ni el martillo, ni el cincel, ni ningún instrumento de hierro.” (1Re 6,7) 

“Detrás del fuego, un susurro de brisa suave. Cuando Elías lo oyó, se cubrió el rostro con el manto, salió y se detuvo a la puerta de la cueva. Entonces llegó una voz que decía” (1Re 19,12-13)

De la RIVC:

De Elías aprendemos a estar en la presencia de Dios. Acostumbrándonos a ella y tomándola silenciosamente, empezamos a “respirar casi sólo la esencia de Dios, como se respira el aire” (RIVC nº 37)

Escuchando a la tradición Carmelita

“Una palabra habló el Padre, que fue su Hijo, y ésta habla siempre en eterno silencio, y en el silencio ha de ser oída del alma” (San Juan de la Cruz, Dichos de luz y amor 99)

“Los acontecimientos visibles que renuevan la faz de la tierra son anticipados en el silencioso diálogo de las almas consagradas a Dios … Jesús mismo se dedicó a la oración silenciosa, en la quietud de la noche, en la montaña, en el desierto, lejos de la multitud. (Edith Stein, “The Prayer of the Church” in The Hidden Life, The Collected Works of Edith Stein, Washington: ICS Publications, 2014, p. 11)

 

Leer más y descargar ebook

Como Carmelitas, Vivimos nuestra vida en obsequio de Jesucristo y servirle fielmente con corazón puro y buena conciencia a través de un comprometiéndose en la búsqueda del rostro del Dios vivo (dimensión contemplativa de la vida), en la oración, en la fraternidad y en el servicio (diakonía) en medio del pueblo. Estos tres elementos fundamentales del carisma no son valores aislados o inconexos, sino que  están estrechamente ligados entre sí. 

Todo esto lo vivimos bajo la protección, la inspiración y la guía de María, la Virgen del Carmen, a la que honramos como “nuestra Madre y hermana”.



ocarmpage | by Dr. Radut