Skip to Content

P. Giovanni Grosso, O.Carm.,

GIOVANNI-GROSSO.jpg

P. Giovanni Grosso, O.Carm.,

Nació el 27 de marzo de 1958. Tras haber conseguido la Licenciatura en Ciencias políticas en la Università degli Studi “La Sapienza” de Roma, entró en la Orden del Carmen el año 1983; hizo la profesión el 10 de octubre de 1984 y fue ordenado presbítero el 29 de junio de 1989. Al terminar los estudios de Filosofía y Teología consigió el Doctorado en Historia Eclesiástica por la Pontificia Università Gregoriana.

Ocupó diversos cargos en la Provincia Italiana: prior de varias comunidades (Pisa, Roma Traspontina, Roma Mostacciano), y vicario parroquial en diversas parroquias; durante un trienio fue responsable de la formación de los estudiantes profesos; durante varios mandatos fue miembro del consejo provincial como consejero, asistente y vice-prior provincial. Es asistente provincial de la Tercera Orden del Carmen y ha trabajado mucho para la formación espiritual y cultural de los laicos. Ha sido miembro de la comisión general para la formación y ha elaborado la segunda edición de la Ratio institutionis (Roma 2000), ha colaborado en la redacción de la Ratio institutionis para las Monjas de clausura (Roma 2007), y es miembro de la comisión internacional para los laicos.

Enseña Historia de la Iglesia y Teología de la vida consagrada en la Pontificia Facoltà Teologica “Marianum” y en el Istituto Interdiocesano di Scienze Religiose de los Castelli Romani (cerca de Roma). Además de la tesis doctoral – "Il B. Jean Soreth (1394-1471), Priore generale, riformatore e maestro spirituale dell’Ordine Carmelitano", Roma 2007 – ha publicado un libro de lectio divina sobre textos marianos – "Con Maria figlia di Sion in ascolto della Parola", Padova 2002 – y numerosos artículos científicos y de divulgación en varias revistas.

Desde noviembre de 2007-2015 era Postulador general de la Orden y Encargado de los estudios del Institutum Carmelitanum, además de Director de Carmelus.

Como Carmelitas, Vivimos nuestra vida en obsequio de Jesucristo y servirle fielmente con corazón puro y buena conciencia a través de un comprometiéndose en la búsqueda del rostro del Dios vivo (dimensión contemplativa de la vida), en la oración, en la fraternidad y en el servicio (diakonía) en medio del pueblo. Estos tres elementos fundamentales del carisma no son valores aislados o inconexos, sino que  están estrechamente ligados entre sí. 

Todo esto lo vivimos bajo la protección, la inspiración y la guía de María, la Virgen del Carmen, a la que honramos como “nuestra Madre y hermana”.



ocarmpage | by Dr. Radut