Capítulo General: Día de la Familia Carmelita - Lunes, 16 de septiembre 2013

sept16v2-37.jpg

El día comenzó con la llegada al Capítulo de los miembros de la Familia Carmelita para participar en nuestras presentaciones, reflexiones y discusiones. La Eucaristía fue presidida por el Reverendísimo P. Saverio Canistrà, OCD, Prepósito General de los Carmelitas Descalzos.

Después de la misa, el P. Saverio se dirigió a la asamblea exhortándonos a experimentar toda la belleza y riqueza de la Familia Carmelita, mediante la búsqueda de la misión en el corazón de nuestra identidad. Tenemos que mirar siempre más allá de nuestras fronteras y límites, y presentar el Evangelio con el corazón y los ojos carmelitas. Nuestra misión no puede ser tímida o temerosa, sino que requiere de valor y de espacio para que el Señor obre a través de nosotros.

El Capítulo luego escuchó cuatro voces de la familia carmelitana. Sylvia Lucas, una laica carmelita de Gran Bretaña, desafió a los frailes del Capítulo a estar presentes para los laicos sin dejar de confiar y apoyarlos con los valores carmelitas de la escucha, el silencio, la justicia, la humildad y la oración. Una monja de clausura, Sor Maria Elena Tolentino, O.Carm., de las Filipinas, describió los monasterios dedicados a la contemplación como lugares y medios por los cuales las personas se abren completamente a la gracia, a la acción del Espíritu Santo para cambiar nuestros corazones. Una hermana religiosa de vida activa de España, Sor María del Carmen Aparicio, HHVMMC, describió su propia historia vocacional y ofreció ventanas de esperanza, llamándonos a todos a ser portadores de la Palabra, como María, aceptándola, dándole vida y dejándonos ser transformados por ella. Finalmente dos miembros del Comité Carmelita para la juventud europea, Víctor M. Navarro de España, y Luca Sciarelli, O.Carm., ce Italia, describieron el proyecto "Despertar", basado en 1 Reyes 19,7-8, en la que el ángel del Señor despierta a Elías. También exhortaron al capítulo a valorar a los jóvenes compartiendo el don de la espiritualidad en el idioma de ellos y comunicando felicidad y alegría en nuestras propias vocaciones. Luego el Capítulo tuvo un tiempo para preguntas y respuestas con el fin de discutir estas cuatro presentaciones.

¡La noche terminó con presentaciones culturales, con cantos y bailes con la Familia Carmelita!