Pasar al contenido principal

Silencio Y Madurez Humana

«El silencio es una ciencia que se aprende, una sabiduría que se adquiere, una experiencia que se vive, pero antes de nada es un AMOR que se entrega».

10. El ser humano está llamado a la paz, ...

Leer más
Qué es la oración

Premisa

Para Santa Teresa, existe una exigencia esencial antes de introducirse en la oración: la pureza de corazón.

La oración, encuentro entre Dios y el hombre; encuentro que acontece en el fondo del alma, lugar al que la Biblia llama «corazón».

En este corazón está el hogar de nuestra vida religiosa. Es allí donde reside Dios; y es desde esta profundidad del espíritu desde donde habla Dios.

Mensaje del Santo Padre Francisco para la Cuaresma 2014

Se hizo pobre para enriquecernos con su pobreza (cfr. 2 Cor 8, 9)

Queridos hermanos y hermanas:

Con ocasión de la Cuaresma os propongo algunas reflexiones, a fin de que os sirvan para el camino personal y comunitario de conversión. Comienzo recordando las palabras de san Pablo: «Pues conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, el cual, siendo rico, se hizo pobre por vosotros para enriqueceros con su pobreza»

Mensaje del Santo Padre Benedicto XVI Para La Cuaresma 2013

Creer en la caridad suscita caridad
«Hemos conocido el amor que Dios nos tiene y hemos creído en él» (1 Jn 4,16)

Queridos hermanos y hermanas:

La celebración de la Cuaresma, en el marco del Año de la fe, nos ofrece una ocasión preciosa para meditar sobre la relación entre fe y caridad: entre creer en Dios, el Dios de Jesucristo, y el amor, que es fruto de la acción del Espíritu Santo y nos guía por un camino de entrega a Dios y a los demás.

Tiempo de Cuaresma 2013

La Cuaresma comienza con el Miércoles de Ceniza y es un tiempo de oración, penitencia y ayuno. Cuarenta días que la Iglesia marca para la conversión del corazón.

La imposición de ceniza es una costumbre que nos recuerda que algún día vamos a

---------*******---------*******---------

shieldOCarm

Como Carmelitas, Vivimos nuestra vida en obsequio de Jesucristo y servirle fielmente con corazón puro y buena conciencia a través de un comprometiéndose en la búsqueda del rostro del Dios vivo (dimensión contemplativa de la vida), en la oración, en la fraternidad y en el servicio (diakonía) en medio del pueblo. Estos tres elementos fundamentales del carisma no son valores aislados o inconexos, sino que  están estrechamente ligados entre sí. 

Todo esto lo vivimos bajo la protección, la inspiración y la guía de María, la Virgen del Carmen, a la que honramos como “nuestra Madre y hermana”.