Pasar al contenido principal
El Silencio favorece la Justicia admin Sáb, 2014-03-01 00:00
ESPIRITUALIDAD Y HISTORIA

¿Cómo y qué comunicamos en Carmelitas?

El objetivo último de la educación en Carmelitas es que nuestros estudiantes se sientan animados “a vivir en obsequio de Jesucristo y servirle fielmente con corazón puro y buena conciencia”, como nos enseña el capítulo #

El Carisma y la Espiritualidad Carmelita

1. INTRODUCCIÓN

El carisma carmelita tiene sus características peculiares delineadas en la Regla del Carmelo, la cual se hace eco y es espejo del Evangelio, a la vez que experiencia fundante de los Padres de la Orden. Por eso es el documento esencial de formación y referencia permanente para todo carmelita y para el Carmelo en su conjunto. Conocer y profundizar el contenido de la Regla es decisivo para comprender la propia identidad en la Iglesia, ya que no se puede recurrir a la vida y espiritualidad de un fundador, en el sentido estricto de la palabra.

Leer más
La alegría de vivir

Hay personas que tienen motivos para vivir tristes, un fracaso, una desilusión, un viaje no realizado, una desesperanza son cosas que ensombrecen el corazón. Puedo volverme pesimista, amargado, perder mi fuerza creadora, encerrarme en mi soledad.

Quien reacciona así se hace daño a sí mismo, se niega a contemplar el horizonte ilimitado que su mirada pueda abarcar. El placer amargo de la desventura se paga con la aniquilación  del ser, está muy cerca del paraíso perdido que lleva en el corazón.

La Monja Carmelita - Soledad y Silencio

“En la soledad y el silencio está nuestra fortaleza”

El Espíritu Santo, que condujo a Jesús al desierto, invita a la Carmelita a compartir de modo esponsal la soledad de Jesucristo, que por medio del Espíritu eterno se ofreció al Padre.  La celda solitaria y el claustro cerrado y silencioso son el lugar donde la Carmelita, esposa del Verbo Encarnado,

¿De qué alegría no serás colmado?

Alguien escribió a un amigo en silencio: “Ahora que ya sabes que Dios es tu Padre, ¿de qué alegría no serás colmado?” Había leído con él dos textos que le abrieron un horizonte infinito. Uno del evangelio: “¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que debía estar en la casa de mi Padre? (Lc 2, 48). Y otro, del Diario íntimo de Charles Du Bos: “Al fin, pobres criaturas, Dios es nuestro Padre y nosotros sus hijos. Él tendrá compasión de nuestro indecible absurdo personal”.

Auméntanos la fe

La fe es envolvente. No es sólo un dato mental. Por más o por menos distingue todo gesto humano. Donde el ser humano actúa con dignidad, se deja guiar por la fe, que es relación de personas. Comienza en cada uno consigo mismo. Tener fe en sí mismo es distinción, punto de partida para la fe en los demás, el mundo y Dios. Cuando las personas se tratan como personas, actúan movidas por la fe.

Año De La Fe y Aniversario del Concilio

El pasado 11 de octubre del año 2011, por medio de Carta Apostólica Porta Fidei, el Papa Benedicto XVI, convocaba un Año de la fe que debía comenzar el 11 de octubre de 2012 (en el cincuenta aniversario de la apertura del Concilio Vaticano II y a los veinte años de la publicación del Catecismo de la Iglesia Católica), y terminar en la solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo, el 24 de noviembre de 2013. El Papa Benedicto XVI nos invitaba a todos a profundizar en nuestra experiencia de fe y a revitalizar nuestra conversión al Señor, así como a intensificar el testimonio de la caridad.

---------*******---------*******---------

shieldOCarm

Como Carmelitas, Vivimos nuestra vida en obsequio de Jesucristo y servirle fielmente con corazón puro y buena conciencia a través de un comprometiéndose en la búsqueda del rostro del Dios vivo (dimensión contemplativa de la vida), en la oración, en la fraternidad y en el servicio (diakonía) en medio del pueblo. Estos tres elementos fundamentales del carisma no son valores aislados o inconexos, sino que  están estrechamente ligados entre sí. 

Todo esto lo vivimos bajo la protección, la inspiración y la guía de María, la Virgen del Carmen, a la que honramos como “nuestra Madre y hermana”.