Pasar al contenido principal

El P. Luis Francisco Miranda Rivera, O.Carm.: Nuevo Obispo Carmelita

El P. Luis Francisco Miranda Rivera, O.Carm.: Nuevo Obispo Carmelita

La Orden del Carmen está de nuevo de fiesta. Hoy 16 de mayo de 2020, el Santo Padre, el papa Francisco ha nombrado al P. Luis Francisco Miranda Rivera como Obispo de la diócesis de Fajardo-Humacao (Puerto Rico). El P. Luis Francisco Miranda Rivera, O.Carm., es miembro del Comisariado Provincial de las Antillas de la Provincia de Aragón, Castilla y Valencia, nació en Santurce, Puerto Rico, el 22 de enero de 1954. Después de haber profesado en la Orden del Carmen el 15 de agosto de 1980, realizó sus estudios de Teología en la Universidad Pontificia de Salamanca (España) y, posteriormente, en Licenciatura en Teología de la Vida Religiosa. El 14 de septiembre de 1984 fue ordenado sacerdote.
Actualmente era Delegado Nacional de la floreciente Tercera Orden del Carmen, en Puerto Rico, que consta ya con 17 comunidades de laicos. Estos últimos 15 años ha vivido en la comunidad carmelita de San Juan de Puerto Rico, y ha ejercido como párroco, en la Parroquia de Sta. Teresita de San Juan (Puerto Rico), así como Vicario Episcopal de la Zona San Juan-Santurce.
Al P. Luis Francisco le mandamos los mejores deseos y felicitaciones de toda la Familia del Carmelo.

El P. Luis Francisco Miranda Rivera, O.Carm.: Nuevo Obispo Carmelita

(Photo credit to Diócesis de Fajardo-Humacao)

27/2020 – 16 – 05

shieldOCarm

Como Carmelitas, Vivimos nuestra vida en obsequio de Jesucristo y servirle fielmente con corazón puro y buena conciencia a través de un comprometiéndose en la búsqueda del rostro del Dios vivo (dimensión contemplativa de la vida), en la oración, en la fraternidad y en el servicio (diakonía) en medio del pueblo. Estos tres elementos fundamentales del carisma no son valores aislados o inconexos, sino que  están estrechamente ligados entre sí. 

Todo esto lo vivimos bajo la protección, la inspiración y la guía de María, la Virgen del Carmen, a la que honramos como “nuestra Madre y hermana”.