Pasar al contenido principal

Los Carmelitas y el Concilio Vaticano II

6/2013-14-1

El Institutum Carmelitanum y la comunidad del Centro Internacional San Alberto (CISA) han organizado una serie de encuentros bajo el lema “Los Carmelitas y el Concilio Vaticano II”, que se celebran en el CISA hasta el mes de mayo. Se pretende dar a conocer la importancia del Concilio Vaticano II para el itinerario y las tareas de la Orden.

El primer encuentro tuvo lugar el 13 de diciembre de 2012, guiado por el P. Claudemir Rozin, O.Carm. (Par), sobre el tema “Una Iglesia de comunión, la eclesiología de la Regla Carmelitana a la luz del Concilio Vaticano II”. El segundo se ha celebrado el día 10 de enero de 2013 guiado por el Prior del CISA, P. Míceál O’Neill, O.Carm., que presentó el tema: “La Iglesia en el mundo – el compromiso carmelitano por la justicia y la paz”. En los próximos meses seguirá la presentación de otros carmelitas sobre la llamada a la santidad, sobre los miembros de la Orden que participaron en el Concilio y sobre la liturgia. A lo largo de estos encuentros también será presentado un nuevo libro sobre la vida, el testimonio y la aportación al Concilio del obispo carmelita Donal Lamont (1911-2003).

¿Te gustaría recibir las noticias en tu correo electrónico?

Suscribirse CITOC Online


* obligatorio





Lista de Información:

CITOC Online es el boletín electrónico publicado por la Orden de los Carmelitas. Las noticias, información, características, artículos, cartas, fotos y otros materiales enviados se convierten en propiedad de Citoc Online

Privacy Policy:

  • Your email address will never be shared with any 3rd parties and you will receive only the type of content for which you signed up.
  • CITOC Online can be shared among friends, family and relatives for religious purpose without changing its content.

 

 

shieldOCarm

Como Carmelitas, Vivimos nuestra vida en obsequio de Jesucristo y servirle fielmente con corazón puro y buena conciencia a través de un comprometiéndose en la búsqueda del rostro del Dios vivo (dimensión contemplativa de la vida), en la oración, en la fraternidad y en el servicio (diakonía) en medio del pueblo. Estos tres elementos fundamentales del carisma no son valores aislados o inconexos, sino que  están estrechamente ligados entre sí. 

Todo esto lo vivimos bajo la protección, la inspiración y la guía de María, la Virgen del Carmen, a la que honramos como “nuestra Madre y hermana”.