Pasar al contenido principal

Los Carmelitas Descalzos ofrecen un curso de renovación en Stella Maris, Monte Carmelo, Haifa, Israel

Los Carmelitas Descalzos (OCD) han organizado un curso de formación permanente para los carmelitas de lengua española, que durará desde finales de noviembre de 2011 hasta febrero de 2012.

Han reservado con gran gentileza algunas plazas para los hermanos O.Carm., remarcando en la carta de convocatoria: “El objetivo del curso es ofrecer a toda la Familia Carmelitana el Monte Carmelo, cuna de la Orden, y su singular contexto bíblico para nuestra renovación y alimento espiritual. El curso unirá armónicamente la tradición bíblica y carmelitana de la vida espiritual a través de la oración, el estudio, la Lectio Divina y la peregrinación”. Los carmelitas interesados pueden contactar directamente con el Secretario para la Formación de la Casa Generalicia de los Descalzos amulloorocd@gmail.com o ocdform@gmail.com. Los que necesiten visado para Israel han de solicitarlo al menos tres meses antes, por eso se invita a los interesados a ponerse en contacto inmediatamente con el Secretario para la Formación (OCD).

 


¿Te gustaría recibir las noticias en tu correo electrónico?
Suscribirse CITOC Online


* obligatorio





Lista de Información:

CITOC Online es el boletín electrónico publicado por la Orden de los Carmelitas. Las noticias, información, características, artículos, cartas, fotos y otros materiales enviados se convierten en propiedad de Citoc Online

Privacy Policy:

  • Your email address will never be shared with any 3rd parties and you will receive only the type of content for which you signed up.
  • CITOC Online can be shared among friends, family and relatives for religious purpose without changing its content.

 

 

Como Carmelitas, Vivimos nuestra vida en obsequio de Jesucristo y servirle fielmente con corazón puro y buena conciencia a través de un comprometiéndose en la búsqueda del rostro del Dios vivo (dimensión contemplativa de la vida), en la oración, en la fraternidad y en el servicio (diakonía) en medio del pueblo. Estos tres elementos fundamentales del carisma no son valores aislados o inconexos, sino que  están estrechamente ligados entre sí. 

Todo esto lo vivimos bajo la protección, la inspiración y la guía de María, la Virgen del Carmen, a la que honramos como “nuestra Madre y hermana”.