Pasar al contenido principal

Los Carmelitas de Roma con Taizé

Del 28 de diciembre al 2 de enero han visitado Roma más de cuarenta mil jóvenes procedentes de toda Europa para realizar una experiencia de oración y de comunión, organizada por la comunidad ecuménica de Taizé (Francia).

Los hermanos de nuestras comunidades carmelitanas de Sta. María in Traspontina, Santos Martino y Silvestre ai Monti y Sta. María Regina Mundi se han implicado plenamente en esta experiencia. Unos cuatrocientos jóvenes han sido acogidos por familias pertenecientes a nuestras parroquias. Junto a esta experiencia de acogida y de hospitalidad, los jóvenes y las familias carmelitanas participaron en la organización en cada iglesia de los diversos tiempos de oración y de convivencia previstos por los organizadores. El día 1 de enero tuvo lugar en la parroquia de Sta. María Regida Mundi de Torrespaccata un encuentro de los jóvenes carmelitas italianos participantes en esta experiencia.

4/2013-10-1
¿Te gustaría recibir las noticias en tu correo electrónico?

Suscribirse CITOC Online


* obligatorio





Lista de Información:

CITOC Online es el boletín electrónico publicado por la Orden de los Carmelitas. Las noticias, información, características, artículos, cartas, fotos y otros materiales enviados se convierten en propiedad de Citoc Online

Privacy Policy:

  • Your email address will never be shared with any 3rd parties and you will receive only the type of content for which you signed up.
  • CITOC Online can be shared among friends, family and relatives for religious purpose without changing its content.

 

 

shieldOCarm

Como Carmelitas, Vivimos nuestra vida en obsequio de Jesucristo y servirle fielmente con corazón puro y buena conciencia a través de un comprometiéndose en la búsqueda del rostro del Dios vivo (dimensión contemplativa de la vida), en la oración, en la fraternidad y en el servicio (diakonía) en medio del pueblo. Estos tres elementos fundamentales del carisma no son valores aislados o inconexos, sino que  están estrechamente ligados entre sí. 

Todo esto lo vivimos bajo la protección, la inspiración y la guía de María, la Virgen del Carmen, a la que honramos como “nuestra Madre y hermana”.