Pasar al contenido principal

Los Carmelitas de Roma con Taizé

4/2013-10-1

Del 28 de diciembre al 2 de enero han visitado Roma más de cuarenta mil jóvenes procedentes de toda Europa para realizar una experiencia de oración y de comunión, organizada por la comunidad ecuménica de Taizé (Francia).

Los hermanos de nuestras comunidades carmelitanas de Sta. María in Traspontina, Santos Martino y Silvestre ai Monti y Sta. María Regina Mundi se han implicado plenamente en esta experiencia. Unos cuatrocientos jóvenes han sido acogidos por familias pertenecientes a nuestras parroquias. Junto a esta experiencia de acogida y de hospitalidad, los jóvenes y las familias carmelitanas participaron en la organización en cada iglesia de los diversos tiempos de oración y de convivencia previstos por los organizadores. El día 1 de enero tuvo lugar en la parroquia de Sta. María Regida Mundi de Torrespaccata un encuentro de los jóvenes carmelitas italianos participantes en esta experiencia.

¿Te gustaría recibir las noticias en tu correo electrónico?

Suscribirse CITOC Online


* obligatorio





Lista de Información:

CITOC Online es el boletín electrónico publicado por la Orden de los Carmelitas. Las noticias, información, características, artículos, cartas, fotos y otros materiales enviados se convierten en propiedad de Citoc Online

Privacy Policy:

  • Your email address will never be shared with any 3rd parties and you will receive only the type of content for which you signed up.
  • CITOC Online can be shared among friends, family and relatives for religious purpose without changing its content.

 

 

shieldOCarm

Como Carmelitas, Vivimos nuestra vida en obsequio de Jesucristo y servirle fielmente con corazón puro y buena conciencia a través de un comprometiéndose en la búsqueda del rostro del Dios vivo (dimensión contemplativa de la vida), en la oración, en la fraternidad y en el servicio (diakonía) en medio del pueblo. Estos tres elementos fundamentales del carisma no son valores aislados o inconexos, sino que  están estrechamente ligados entre sí. 

Todo esto lo vivimos bajo la protección, la inspiración y la guía de María, la Virgen del Carmen, a la que honramos como “nuestra Madre y hermana”.