Pasar al contenido principal

Actividades de Asia y Oceania 2015

P. Benny Phang, O.Carm.

Asia es la cuna de muchas de las grandes religiones, entre ellas el cristianismo. La exhortación apostólica Ecclesia in Asia, al tratar la realidad de este continente, bendice a Dios así: “De hecho, fue en Asia donde Dios se reveló y llevó a cabo su proyecto de salvación ya desde el principio.

Guió a los patriarcas (cf. Gn 12) y llamó a Moisés para conducir a su pueblo a la libertad (cf. Ex 03:10). Le habló a su pueblo elegido a través de muchos profetas, jueces, reyes y mujeres valerosos por su fe. En ‘la plenitud de los tiempos’ (Ga 4, 4), envió a su Hijo unigénito, Jesucristo, el Salvador, que se encarnó ¡como asiático! Llena de alegría por la bondad de los pueblos, culturas y vitalidad religiosa de este continente, y consciente al mismo tiempo del don singular de la fe recibido para el bien de todos, la Iglesia en Asia no puede dejar de proclamar: ‘Dad gracias al Señor porque es bueno, porque su amor dura por siempre’ (Salmo 118:1)” (EA, 1). Al anunciar la alegría del Evangelio (EG,1) en este extenso territorio, los apóstoles asiáticos confesaron: “Proclamamos lo que hemos visto, oído y tocado” (cf. 1 Juan 1:1-3). Este encuentro personal y como discípulo es indispensable. Sin él nadie será capaz de tocar el alma de Asia (FABC Plen. Ass. X, 2012).

Australia es un país de paisajes sorprendentes, con una rica cultura milenaria. Es el sexto país más grande de la superficie terrestre. Australia es el hogar de una de las culturas más antiguas del mundo, con comunidades aborígenes que se establecieron unos 60.000 años antes de la colonización europea. Hoy en día, Australia es uno de los países más multiculturales del planeta, rico en culturas indígenas e inmigrantes. Australia es una nación potente y próspera, y una de las economías más fuertes del mundo. A partir del siglo XVII, católicos portugueses y españoles, junto con protestantes holandeses e ingleses, navegaron hacia aguas australianas. Por ello, este enorme país ofrece también muchas promesas y esperanzas para el cristianismo que fue plantado allí hace siglos.

Como habitantes de Asia Pacífico, se nos invita a participar en la evangelización sumergiéndonos en la forma asiática y australiana de vida, la cual concuerda armoniosamente con nuestra forma de vida carmelita. Esto se expresa en una manera contemplativa de vivir, abrazando la inculturación, el diálogo interreligioso y la opción por los pobres. O para expresarlo mejor, en el diálogo contemplativo con la cultura, con las religiones y con los pobres. Para que estos ideales se hagan realidad, hemos de responder al reto de vivir auténticamente la identidad que hemos profesado a largo de nuestra historia carmelitana, construyendo comunidades orantes y proféticas al servicio de la Iglesia y del mundo (cf. Mensaje final, Capítulo general 2013, 4b ).

Esta zona geográfica, identificada en la Orden como Asia y Oceanía, abarca dos enormes continentes y miles de islas. Alrededor del 30% de los miembros de la Orden viven en esta vasta zona. Aunque los Carmelitas de aquí son herederos de varias culturas antiguas y hablan idiomas muy diferentes, el inglés ha sido bien aceptado como lengua unificadora de la zona, y por eso, en las reuniones o encuentros regionales, se emplea el inglés.

Algunas de las actividades realizadas en el primer semestre de este sexenio son: reunión de formadores y estudiantes, cada dos años. La última reunión de formadores fue en noviembre de 2014, y los estudiantes se reunieron en abril de 2015; ambos encuentros se celebraron en Filipinas. El encuentro de superiores se llevó a cabo en noviembre de 2014 en Vietnam. En marzo de 2015 se realizó una asamblea de la Tercera Orden Carmelita en Tagaytay, Filipinas. Finalmente, en noviembre de 2015, llevamos a cabo, en Malang, Indonesia, un curso de formación permanente para frailes que se encuentran entre el primer y el quinto año de ministerio activo, con el tema: Cuidando la Vocación Carmelita en el Año de la Vida Religiosa. Como consejero de esta área he visitado en 2015 casi todas las comunidades de la zona a través de encuentros fraternos: la India, entre enero y febrero; Indonesia, Papúa Nueva Guinea, Australia y Filipinas, entre julio y septiembre.

Como consejero para la formación, en colaboración con la Comisión General de Formación, organicé el curso permanente de formación sobre Santa Teresa de Ávila y San Juan de la Cruz: “Música silenciosa, Soledad Sonora: Siguiendo sus pisadas” en Ávila y Salamanca, España, del 7 al 17 de septiembre de 2014. En la reunión de la Comisión, el 2015 en Roma, también se decidió que Indonesia fuera la anfitriona del Curso Internacional para Formadores y Promotores Vocacionales, que tendrá lugar en Batu - Malang, del 30 de octubre al 13 de noviembre de 2016, sobre el tema: Camina con Nosotros: ‘Creciendo en la dimensión contemplativa de la propia vida’ (RIVC, 10).

Para los próximos cuatro años, tengo pensados algunos planes. El más importante es el de las visitas canónicas. También, como proyecto, las reuniones de ecónomos y de los Institutos Carmelitas y un encuentro de directores de retiros, las fechas y lugar de los cuales se decidirán en diálogo con los superiores de la zona. Que Dios bendiga a los Carmelitas de este espacio geográfico y nos conduzca con su sabiduría en la planificación de lo mejor para esta área y para toda la Orden.

Como Carmelitas, Vivimos nuestra vida en obsequio de Jesucristo y servirle fielmente con corazón puro y buena conciencia a través de un comprometiéndose en la búsqueda del rostro del Dios vivo (dimensión contemplativa de la vida), en la oración, en la fraternidad y en el servicio (diakonía) en medio del pueblo. Estos tres elementos fundamentales del carisma no son valores aislados o inconexos, sino que  están estrechamente ligados entre sí. 

Todo esto lo vivimos bajo la protección, la inspiración y la guía de María, la Virgen del Carmen, a la que honramos como “nuestra Madre y hermana”.