Pasar al contenido principal

El Carmelo Seglar De Sevilla Cumple 100 Años

El Carmelo Seglar de Sevilla cumple 100 años desde su refundación. A lo largo de estos años, el Espíritu Santo ha suscitado en esta ciudad hombres y mujeres laicos que han sabido plasmar en sus vidas el espíritu contemplativo y la dimensión de servicio del Carmelo, con la conciencia clara de haber sido llamados por Dios para vivir la misión que Cristo confío a su Iglesia.

La historia de estos cien años se ha desarrollado en paralelo con la propia historia de los carmelitas, siempre apoyando y colaborando con los frailes en las obras de apostolado y en la difusión de la devoción a la Virgen del Carmen. Han sido una pieza importantísima en la vida y marcha de nuestros seminarios a los cuales han dedicado una gran parte de su trabajo, buscando recursos de financiación, y continúan haciéndolo con nuestra misión de Burkina Faso.

Pero si hay algo que yo debo destacar es el grado de sencillez, de oración, de humildad y de amor a la Virgen María en sus miembros; han dado su tiempo, sus energías, sus cualidades... en favor de la Orden y de la Iglesia.Todo ese esfuerzo realizado es bendecido por Dios en la construcción del sacramento de salvación: la Iglesia de Cristo. He conocido personas entre ellos con signos claros de santidad, que, olvidándose de sí mismos, se han entregado a los demás en un amor profundo a la Iglesia y a la Orden.

Alguien podrá pensar que no todo puede ser positivo en cien años de existencia y lleváis razón, pero estamos intentando presentaros en unas pocas líneas a una parte de nuestra propia familia, a los cuales amamos profundamente porque forman parte del Carmelo. Pero no cabe la menor duda de que la labor desarrollada durante estos 100 años al servicio de la Iglesia está muy por encima de cualquier laguna que pudiera haber; esto les permite, en el día, de hoy brillar con luz propia para la gloria de Dios.

El Carmelo Seglar de Sevilla se ha caracterizado por su obediencia y fidelidad a las directrices de la Orden y de sus superiores, lo que les lleva a ser una prolongación de la misma y un testimonio eficaz de las bienaventuranzas, formando una comunidad viva guiada por el Espíritu para el anuncio del Evangelio al que han sido invitados. Son por tanto, con pleno derecho, porque se lo han ganado, herederos y portadores del carisma del Carmelo.

 

Como Carmelo Seglar se ha integrado en la pastoral de la Iglesia local con una identidad propia, según nuestro estilo de vida, buscando siempre el entendimiento y la colaboración con los otros grupos e instituciones, de manera que puedan llevar adelante su misión evangelizadora acompañando a las personas al encuentro con Dios, mediante la educación en la fe y el trabajo apostólico, hasta que elijan su propia vocación en el mundo y en la iglesia.

Confiemos en el amor incondicional de Dios y en la acción maternal de María que desean hacer de esta fraternidad sevillana personas capaces de amar, a su imagen, bajo la acción del Espíritu, que nos precede y nos conduce en el anuncio del Reino

Desde estas páginas damos gracias a Dios por el centenario del Carmelo Seglar de Sevilla y le pedimos para que sean capaces de continuar adelante como abanderados para el resto de Carmelos, que, aunque más jóvenes, sienten también la llamada y el compromiso a servir al Reino de Dios en la Iglesia y en el mundo.

Como Carmelitas, Vivimos nuestra vida en obsequio de Jesucristo y servirle fielmente con corazón puro y buena conciencia a través de un comprometiéndose en la búsqueda del rostro del Dios vivo (dimensión contemplativa de la vida), en la oración, en la fraternidad y en el servicio (diakonía) en medio del pueblo. Estos tres elementos fundamentales del carisma no son valores aislados o inconexos, sino que  están estrechamente ligados entre sí. 

Todo esto lo vivimos bajo la protección, la inspiración y la guía de María, la Virgen del Carmen, a la que honramos como “nuestra Madre y hermana”.