Pasar al contenido principal

Reflexiones Carmelitas

Reflexiones Carmelitas

En esta sección, te ofrecemos reflexiones y oraciones carmelitas de diferentes formas

CELEBRANDO EN FAMILIA

El Jueves Santo (descargar la liturgia del Jueves Santo)

El Viernes Santo (descargar la liturgia del Viernes Santo)

El Domingo de Pascua (descargar la liturgia del segundo Domingo de Pascua)

El segundo Domingo de Pascua (descargar la liturgia del segundo Domingo de Pascua)

El tercer Domingo de Pascua (descargar la liturgia del tercer Domingo de Pascua)

El cuarto Domingo de Pascua (descargar la liturgia del cuarto Domingo de Pascua)

El quinto Domingo de Pascua (descargar la liturgia del quinto Domingo de Pascua)

El sexto Domingo de Pascua (descargar la liturgia del sexto Domingo de Pascua)

Ascensión del Señor  (descargar la liturgia de Ascensión del Señor)

Domingo de Pentecostés   (descargar la liturgia de Domingo de Pentecostés)

La Santísima Trinidad   (descargar la liturgia de la Santísima Trinidad)

el Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo   (descargar la liturgia del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo)

XII Domingo del Tiempo Ordinario   (descargar la liturgia de XII Domingo del Tiempo Ordinario)

XIII Domingo del Tiempo Ordinario   (descargar la liturgia de XIII Domingo del Tiempo Ordinario)

XIV Domingo del Tiempo Ordinario   (descargar la liturgia de XIV Domingo del Tiempo Ordinario)

XV Domingo del Tiempo Ordinario   (descargar la liturgia de XV Domingo del Tiempo Ordinario)

XVI Domingo del Tiempo Ordinario   (descargar la liturgia de XVI Domingo del Tiempo Ordinario)

XVII Domingo del Tiempo Ordinario   (descargar la liturgia de XVII Domingo del Tiempo Ordinario)

XVIII Domingo del Tiempo Ordinario   (descargar la liturgia de XVIII Domingo del Tiempo Ordinario)

XIX Domingo del Tiempo Ordinario   (descargar la liturgia de XIX Domingo del Tiempo Ordinario)

XX Domingo del Tiempo Ordinario   (descargar la liturgia de XX Domingo del Tiempo Ordinario)

XXI Domingo del Tiempo Ordinario   (descargar la liturgia de XXI Domingo del Tiempo Ordinario)

XXII Domingo del Tiempo Ordinario   (descargar la liturgia de XXII Domingo del Tiempo Ordinario)

XXIII Domingo del Tiempo Ordinario   (descargar la liturgia de XXIII Domingo del Tiempo Ordinario)

XXIV Domingo del Tiempo Ordinario   (descargar la liturgia de XXIV Domingo del Tiempo Ordinario)

XXV Domingo del Tiempo Ordinario   (descargar la liturgia de XXV Domingo del Tiempo Ordinario)

XXVI Domingo del Tiempo Ordinario   (descargar la liturgia de XXVI Domingo del Tiempo Ordinario)

NECESIDADES ESPECIALES: ORACION

Oración de la persona con discapacidad y capacidad no descubierta.

Señor, me buscas y me conoces.
No hay parte de mí que no conozcas.
Me creaste a tu propia imagen y semejanza.
Me miraste, trabajo de tus manos,
y amaste lo que viste
y sigues mirándome todos los días
y todavía amas lo que ves
porque lo que ves es a mí, ya que solo tú puedes conocerme.
Te agradezco la maravilla de mi ser
y rezo para poder vivir plenamente con todo lo que me has dado
y no sufrir por las cosas que no me has dado.
Rezo por el mundo en el que vivo,
que al descubrir cada vez más las maravillas de tu amor,
podemos apoyarnos mucho más los unos a los otros
y construye el mundo que tú deseas,
un mundo que amas tanto que moriste en la cruz para salvarlo.
Jesús, mi Señor y mi Dios.

Carta del Prior General: necesitamos orar

Una oración por la vida y por el mundo

Por qué las iglesias no están abiertas?

All symbols are made with the Kind permission of Widgit Software

Oración con símbolos - ¿Cómo utilizar nuestras fichas de oración con símbolos?

Bienvenido a nuestro espacio de oración con comunicadores creativos que disfrutan usando imágenes y símbolos de lectura. Esperamos que disfrute utilizando nuestras oraciones carmelitas con símbolos. Este recurso os ayudará a compartir la experiencia de la oración con personas con discapacidades intelectuales, con la ayuda de símbolos accesibles, para ayudarlos a identificar lo que realizan, vean y sientan. Esperamos que disfrutéis utilizando estos recursos.

En esta situación de pandemia a causa del COVID-19, sigan todas las orientaciones de sus respectivos gobiernos acerca de la distancia de seguridad entre personas y el espacio compartido. Esto es muy importante.

Este «Cómo utilizar» es para los padres, los cuidadores, los pastores, los sacerdotes y amigos que van a pasar tiempo rezando con personas que necesitan alternativas para su aprendizaje. Las actividades estructuradas os ayudaran a buscar el tiempo libre en el día para rezar con las personas con discapacidades intelectuales.

Antes de comenzar, si necesitáis ayuda, tómense tiempo para leer nuestra guía para orar con comunicadores creativos. Por favor, pensad cómo mantener la distancia de seguridad mientras se reza. A continuación, os ofrecemos[1] un método y un proceso que os puede ayudar, por favor recuerden mantener la distancia de seguridad cuando se rece:

Gracias, esperamos que disfrutéis compartiendo un espacio para estar juntos y dirigir la mirada hacia Dios.

¿Que vais a necesitar?

Recuerden: Contacto a 2 metros de distancia.

✓ Impresora: imprima la hoja de símbolos en PDF
✓ Pegamento o cinta
✓ Tijeras
✓ Una imagen de Jesús (siempre use la misma imagen para evitar confusiones)
✓ Una cruz
✓ Fotografías individuales de personas rezando, realizando actividades cotidianas.

Sin contacto: distancia de seguridad

✓ Las hojas de oración se pueden compartir, descargándolas de la website, en tableros separados.
✓ También puedes hacer teatro usando los temas de los símbolos e historias de la Biblia, pero guardando la distancia de seguridad y las pautas dadas por las autoridades.
✓ Puedes trabajar virtualmente durante esta situación de pandemia, utilizando programas como Zoom y Skype, donde podáis compartir la pantalla, agregar fotos y nombres a la pantalla ... Sed creativo.

PSR (Propósito, compartir y responder) © Gangemi 2010

Propósito: Cada vez que os encontréis el propósito de tu tiempo de oración puede cambiar. Durante la crisis de Covid 19; será un tiempo para rezar por las personas que están enfermas, que han muerto y por aquellas que necesitan nuestro apoyo espiritual. También podéis cambiarlo y rezar por lo que queráis.

Compartir: Compartir el tiempo usando las fichas de símbolos y la oración creativa a través de palabras, símbolos, acciones, imágenes, colores, objetos familiares e intercambio virtual. Cada vez, puedes cambiar la forma en que compartes. Asegúrate de mantener la distancia de seguridad.

Responder: Es la parte más importante, la persona está invitada a responder. Aquí la experiencia se convierte en expresión. Las actividades de oración permitirán a la persona, no solo recibir un mensaje, sino de convertirse en comunicadores creativos de su propio espíritu. Puedes hacer un póster de todo lo que comparten, incluso los ruidos que se hacen durante la oración, son elementos importantes, pueden describir las expresiones de las caras en los momentos de la plegaria.

Cómo interactuar con los símbolos: colocación simbólica y círculos de comunicación

© Gangemi, Tobanelli, Vincenzi, Swinton 2010.

Se le pedirá que use ‘placement’ (una colocación) = Un método tangible para combinar lo siguiente:

  1. Recursos visuales
  2. Habilidades físicas y espacios / Audioguía
  3. Movimiento y representación simbólica.

 El placement (la colocación) es una forma de lograr el vínculo entre lo que desea lograr y lo que realmente se puede, esto se llama "Causa y Efecto". El placement (la colocación) funciona bien cuando se trata de conectar actividades.

La idea es animar a la persona a mirar y señalar el símbolo, emparejándolo con algo que ve, siente oye o hace (según sus habilidades, necesidades y habilidades personales). Luego son guiados (o se les guía) para colocar el símbolo en un espacio asignado para comunicar sus ideas y sus formas de participar.

También se puede utilizar plataformas de redes sociales como Skype, Zoom, etc. Sería muy creativo explorar cómo se podría hacer esto.

Por ejemplo:

Tú: “Oramos con Cristo, ¿Quién ora?

La persona: ¡Nosotros lo hacemos!

Ambos colocan su nombre o foto en el espacio asignado.

Para compartir la oración creativamente, siempre que sea posible, siguiendo estrictas normas de higiene, le sugerimos que haga un espacio de oración en la casa / habitación con algún material bonito y con algún símbolo.
Podría ser un lugar al que la gente mira y después rezan. Alternativamente, si usted no puede ir al espacio de oración, tomar una foto del espacio de oración y luego cada uno podría mirar esa foto, en su propio espacio, mientras reza.
Poner una música al inicio y al final de la oración. Esto indicará que es la hora de orar, ayudará a estructurar bien el tiempo. Se invita a la persona a rezar, desde cierta distancia, por ejemplo: levantando una imagen de Jesús.

Cuando uses las fichas de símbolos, recuerda que oráis juntos, no estáis enseñando o rezando solo una persona. Es un tiempo para estar juntos.

  1. Leer las fichas de símbolos, escoge y prepara algunas imágenes que les puedan servir.
  2. Escribir todos los nombres de las personas que rezan, recórtalos y tenlos listos para pegarlos o mostrarlos para que todos los vean.
  3. Compartir la hoja de oración, teniendo una copia en el tablero u otro medio virtual.
  4. Mirar los símbolos y explicar, "ESTAMOS haciendo espacio para estar con Jesús"
  5. Leer las palabras debajo del símbolo y animar a la persona a dar la explicación de lo que ven. Si la persona no es verbal, simplemente leer lo que ve, dejando un espacio para el lenguaje corporal.
  6. Usando los métodos elegidos, invitar a la persona a pegar o levantar el símbolo mientras los demás rezan.
    Por ejemplo: "rezo por el mundo" ... ¿Quién reza? ..."Yo" (coloque la imagen en el espacio asignado virtualmente, con pegamento o teniéndola levantada).
    Si nada de esto es posible, se puede colocar los símbolos de las personas en forma sencilla, hablar de ellos, y compartir la parte que dice, "rezamos juntos". Puedes ser tan creativo como quieras.
    Los símbolos están ahí para alentarle a rezar y a tener imagines para ayudarte a unirte a personas de todo el mundo que están orando por el bien de todos, y para que el amor de Dios sea experimentado y compartido entre nosotros.

Esperamos que compartáis la Gracia mientras dirigís vuestra mirada a Dios

[1] Gangemi C, Tobanelli M, Vincenzi G, Swinton J, «EveryBody Has a Story: Meeting People with Intellectual Disabilities and Responding to their Spiritual and Religious Needs». Available as a download from Carmelite website.

TEXTOS CARMELITAS PARA LA REFLEXION

Santa Teresa de Jesús

Nada te turbe
Nade te espante
Todo pasa
Dios no se muda
La paciencia todo alcanza
Quien a Dios tiene
Nada le falta
Solo Dios basta.

San Juan de la Cruz

En la tribulación
Acércate a Dios
Con temor y verdad
De Él te vendrá la fuerza
La iluminación
La guía.

A la tarde
Te examinarán en el amor.
Aprende a amar
Como Dios
Quiere ser amado,
y deja tu condición.
(Dichos de luz y amor, 59)

Tito Brandsma, de la cárcel de Scheveningen. 1942

Cuando te miro, buen Jesús, advierto
En Ti el amor del más querido amigo,
Y siento que, al amarte yo, consigo
el mayor galardón, el bien más cierto

Cuando te miro, buen Jesús, advierto
Este amor tuyo – bien lo sé – produce
sufrimiento y exige gran coraje:
más a tu gloria, en este duro viaje
sólo el camino del dolor conduce.

Cuando te miro, buen Jesús, advierto
Feliz en el dolor mi alma se siente;
la Cruz es mi alegría, no mi pena;
es gracia tuya que mi vida llena
y me une a Ti Señor estrechamente.

Cuando te miro, buen Jesús, advierto
Si quieres añadir nuevos dolores
a este viejo dolor que me tortura,
fina muestra serán de tu ternura,
porque a Ti me asemejan redentores.
Déjame, mi Señor, en este frio
y en esta soledad, que no me aterra;
a nadie necesito ya en la tierra
en tanto que Tu estés al lado mío.

Cuando te miro, buen Jesús, advierto
Quédate, mi Jesús! Que, en mi desgracia,
jamás el corazón llore tu ausencia;
Que todo lo hace fácil tu presencia
Y todo lo embelleces con tu gracia.

St Teresa Benedicta de la Cruz (Edith Stein)

O mi Dios, llena mi alma de alegría santa
ánimo, y fuerza,
para servirte.
Enciende tu amor en mí,
acompáñame por el camino
que me queda delante.
No miro tan lejos
pero cuando llegue
allá donde el horizonte se cierra
se me abrirá una perspectiva nueva
Y en esa encontraré la paz.

 

ORACIONES

Oración a la Virgen del Carmen

Oh Virgen María, Madre de Dios y Madre también de los pecadores y especial Protectora de los que visten tu sagrado Escapulario, por lo que su Divina Majestad te engrandeció, escogiéndote para verdadera Madre suya, te suplico me alcances de tu querido Hijo, el perdón de mis pecados, la enmienda de mi vida, la salvación de mi alma, el remedio de mis necesidades, el consuelo de mis aflicciones y la gracia especial que te pido en ..., si conviene para su mayor honra y gloria y bien de mi alma; que yo, Señora, para conseguirlo me valgo de vuestra intercesión poderosa.
Quisiera tener el espíritu de todos los ángeles, santos y justos a fin de poder alabarte dignamente y uniendo mi voz con sus afectos, te saludo una y mil veces diciendo: (Tres Avemarías).
Virgen Santísima del Carmen, yo deseo que todos sin excepción, se cobijen bajo tu sombra protectora de tu Santo Escapulario y que todos estén unidos a Ti Madre Mía, por los estrechos y amorosos lazos de ésta tu querida insignia.
¡Oh Hermosura del Carmelo! Míranos postrados reverentes ante su sagrada imagen y concédenos benigna tu amorosa protección. Te encomiendo las necesidades de nuestro Santísimo Padre el Papa y la Iglesia Católica, nuestra Madre, así como las de mi nación y las de todo el mundo, las mías propias y las de mis parientes y amigos.
Mira con ojos de compasión a tantos pobres pecadores, herejes y cismáticos, cómo ofenden a tu Divino Hijo y a tantos infieles cómo gimen en las tinieblas del paganismo. Que todos se conviertan y te amen, Madre Mía, como yo deseo amarte ahora y por toda la eternidad. Amén.

Gozos a la Virgen del Carmen

Prodigioso y admirable
Imán de nuestro desvelo;

Nubecilla del Carmelo,
Sednos protectora y Madre.
Salve, Reina de los, cielos,
De misericordia Madre,
Vida y dulzura divina;
Esperanza nuestra, Salve;

Nubecilla del Carmelo, ...

Dios te Salve, Templo hermoso
Del divino Verbo en carne,
Sálvete Dios, Madre Virgen,
Pues eres Virgen y Madre;

Nubecilla del Carmelo...

Volvednos, Madre piadosa,
Vuestros ojos admirables,
Y mirad por vuestros hijos,
Pues que sois piadosa Madre;

Nubecilla del Carmelo...

Socorrednos, pues escucha
Que en las penas y combates
A ti suspiramos todos
En este lloroso valle;

Nubecilla del Carmelo...

Mostradnos a vuestro Hijo
De Josafat en el Valle,
Piadoso, pues que nació
De ese cristal admirable;

Nubecilla del Carmelo...

Rogad por vuestros devotos
A la bondad inefable;
Pues murió para salvarnos,
Por su clemencia nos salve;

Nubecilla del Carmelo,

Sednos protectora y Madre.
V. Ruega por nos, santa Madre de Dios.

R. Para que seamos dignos de las promesas de Jesucristo.

Acción de gracias y ofrecimiento

¡Oh Virgen Santa del Carmen! Jamás podremos corresponder dignamente a los favores y gracias que nos has hecho al darnos tu santo Escapulario. Acepta nuestro sencillo, pero hondamente sentido, agradecimiento y, ya que nada te podemos dar que sea digno de Ti y de tus mercedes, ofrecemos nuestro corazón, con todo su amor, y toda nuestra vida, que queremos emplear en el amor y servicio de tu Hijo Señor nuestro, y en propagar tu dulce devoción, procurando que todos nuestros hermanos en la fe, con los cuales la divina Providencia nos hace convivir y relacionar, estimen y agradezcan tu gran don, vistiendo el santo Escapulario, y que todos podamos vivir y morir en tu amor y devoción. Amen.

Súplica para tiempos difíciles

"Tengo mil dificultades: ayúdame.
De los enemigos del alma: sálvame.
En mis desaciertos: ilumíname.
En mis dudas y penas: confórtame.
En mis enfermedades: fortaléceme.
Cuando me desprecien: anímame.
En las tentaciones: defiéndeme.
En horas difíciles: consuélame.
Con tu corazón maternal: ámame.
Con tu inmenso poder: protégeme.
Y en tus brazos al expirar: recíbeme.
Virgen del Carmen, ruega por nosotros.
Amén."

Santa Teresa de Jesús

No es otra cosa oración mental, a mi parecer, sino tratar de amistad, estando muchas veces tratando a solas con quien sabemos nos ama.

La oración de quienes ven morir a sus seres queridos.

La muerte se acerca.
Puede venir muy pronto.
La vida se escapa por un virus
Miro a mi alrededor y veo mucho amor y cuidado
En el hospital y en casa.
Anhelo que este sufrimiento termine.
Deja que el amor sea nuestra fuerza
Nuestro amor el uno por el otro
Y el amor de Dios por todos nosotros
Que esta vez nos lo recuerde nuevamente
De lo indefensos que podemos ser,
Qué indefensos somos
A menos que permitamos que Dios nos ayude.
Me vuelvo hacia él
y pido  protección, y vida y curación.
Señor, veo a tu madre y a nuestra madre, María
en medio de todo esto,
acompañar a algunos en su último viaje de regreso a casa,
tomar a otros de la mano y restaurarlos a sus familias.
Ella puede hacer esto porque está llena de tu amor.
Veo a María, meditando en su corazón todo lo que está sucediendo.
Y la oigo decir por todos nosotros, que se haga tu voluntad.
Ave María llena eres de gracia,
El Señor es contigo.
Bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios
ruega por nosotros pecadores,
ahora y a la hora de nuestra muerte. Amén.

ORACIÓN
¡Oh Virgen Santísima Inmaculada, belleza y esplendor del Carmen! Vos, que miráis con ojos de particular bondad al que viste vuestro bendito Escapulario, miradme benignamente y cubridme con el manto de vuestra maternal protección. Fortaleced mi flaqueza con vuestro poder, iluminad las tinieblas de mi entendimiento con vuestra sabiduría, aumentad en mí la fe, la esperanza y la caridad. Adornad mi alma con tales gracias y virtudes que sea siempre amada de vuestro divino Hijo y de Vos. Asistidme en vida, consoladme cuando muera con vuestra amabilísima presencia, y presentadme a la augustísima Trinidad como hijo y siervo devoto vuestro, para alabaros eternamente y bendeciros en el Paraíso. Amén.

ORACIÓN PARA ALCANZAR SU AMOR
¡Oh Virgen del Carmen, María Santísima! Vos sois la criatura más noble, la más sublime, la más pura, más bella y más santa de todas. ¡Oh si todos os conocieran, Señora y Madre mía, si todos os amaran como Vos merecéis! Pero me consuelo porque tantas almas dichosas en el Cielo y en la tierra viven enamoradas de vuestra bondad y belleza. Y me alegro más porque Dios os ama a Vos sola más que a todos los hombres y ángeles juntos. Reina mía amabilísima, yo, miserable pecador, también os amo, pero os amo poco en comparación de lo que Vos merecéis; quiero, pues, un amor más grande y tierno hacia Vos, y esto Vos me lo habéis de alcanzar, ya que amaros a Vos y llevar vuestro Santo Escapulario es una señal de predestinación a la gloria, y una gracia que Dios no concede sino a los que eficazmente quiere salvar. Vos, pues, que todo lo alcanzáis de Dios, conseguidme esta gracia: que mi corazón arda en vuestro amor, conforme al afecto que Vos me mostráis; que os ame como verdadero hijo, ya que Vos me amáis con el amor más tierno de Madre, para que, uniéndome con Vos por el amor aquí en la tierra, no me separe de Vos después en la eternidad. Amén.

ORACIÓN A LA BEATÍSIMA VIRGEN DEL MONTE CARMELO
¡Oh piadosísima Virgen! Vos, que nueve siglos antes de existir fuisteis vista en profecía por el siervo de Dios nuestro Padre San Elías, y venerada por sus hijos allá en el Carmelo... Vos, que en carne mortal os dignasteis visitarles y les dispensasteis celestiales consuelos... Vos, que vigiláis siempre por la virtuosa familia que tuvo por Superior a vuestro estimado hijo San Simón Stock, por Padres y reformadores a la Seráfica Virgen y mística Doctora Santa Teresa de Jesús y al esclarecido y extático San Juan de la Cruz, así como por una de sus dignísimas hijas a la ejemplar Esposa de Jesucristo Santa María Magdalena de Pazzis, vuestra devotísima sierva... Vos, que engalanasteis a dicha Orden con la estimable prenda del Santo Escapulario.., y, en fin, Vos, que de tantas maneras habéis demostrado vuestro cariñoso amor a los carmelitas y sus allegados, recibid benévola mi corazón ardiente de fervoroso entusiasmo hacia la más pura de las criaturas y la más candorosa de las madres. No permitáis, Señora, que el león rugiente asuste mi espíritu en el camino de la perfección, y haced que logre arribar a salvamento en la gloria, como lo habéis alcanzado de vuestro Divino Jesús para los que, invocándoos con fe e imitando vuestras virtudes, murieron píamente con vuestra enseña. Amén.

Oración en tiempos de crisis - Carmelitas

shieldOCarm

Como Carmelitas, Vivimos nuestra vida en obsequio de Jesucristo y servirle fielmente con corazón puro y buena conciencia a través de un comprometiéndose en la búsqueda del rostro del Dios vivo (dimensión contemplativa de la vida), en la oración, en la fraternidad y en el servicio (diakonía) en medio del pueblo. Estos tres elementos fundamentales del carisma no son valores aislados o inconexos, sino que  están estrechamente ligados entre sí. 

Todo esto lo vivimos bajo la protección, la inspiración y la guía de María, la Virgen del Carmen, a la que honramos como “nuestra Madre y hermana”.