Menu

carmelitecuria logo es

  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image

Encuentro con Titus como estudiante de periodismo

james geaney 450Una reflexión de Bill Bayci

Como estudiante de secundaria en la Catedral de San Raimundo en Joliet, Illinois, me dieron la oportunidad de asistir a una clase de periodismo en la Joliet Catholic High School, dirigida por los Carmelitas. Aproveché la oportunidad. Se llamaba "Clase de Periodismo Titus Brandsma".

Como estudiante de octavo grado no tenía ni idea de quién era Titus Brandsma. Pronto lo descubriría. Nuestro profesor, el Padre Kevin Shanley, O. Carm., hizo que la historia de la vida de Titus fuera una lectura obligatoria.  Fue una lectura convincente. Me impresionó cómo este hombre se atrevió a enfrentarse a los nazis, a su ideología y al trato inhumano que daban a los que se interponían en su camino.

Lo más impresionante para mí fue el hecho de que los perseguidos tenían poco en común con Tito, aparte de su humanidad. No necesitaba ninguna otra razón para defender a los que no tenían voz. Aunque se le presentaron múltiples oportunidades para abandonarlos, eligió mantenerse firme en sus creencias.

El padre Kevin dirigió nuestra atención a Tito, el periodista. Incluso cuando fundó la Universidad Católica de Nimega, siguió encargándose de la edición de un periódico. Defendió la libertad de prensa y la libertad de enseñanza mucho antes del comienzo de la Segunda Guerra Mundial. Destacó sus heroicos esfuerzos por hacer llegar una carta, escrita a instancias suyas, del Consejo de Obispos de Holanda a los editores de 17 publicaciones católicas. En ella se detallaba cómo debían oponerse a los esfuerzos nazis por añadir contenido a sus publicaciones y censurarlas. Estas cartas fueron entregadas por Titus en persona.

Su ministerio ininterrumpido a pesar de estar encarcelado en Dachau ha sido bien documentado, al igual que los vejámenes que sufrió y su asesinato. Su vida y muerte como mártir de la libertad de prensa le valieron la beatificación y canonización.

Todo lo anterior son hechos bien documentados, pero ¿qué impacto tuvo esto en mí? ¿Qué impacto debería tener en todos nosotros?

Personalmente, soy testigo a diario de los necesitados, los sintecho, los hambrientos, los que luchan contra el abuso de sustancias y los demonios personales, ellos también necesitan una voz. He encontrado numerosas agencias en mi área para trabajar, como Habitat for Humanity y el Northern Illinois Foodbank. Espero poder dar voz a mis vecinos necesitados. No pretendo tener el valor personal de Titus; no estoy seguro de tener la convicción de fe para dar mi vida por una causa. Eso no significa que, inspirado por Titus y otros, no pueda marcar la diferencia en la vida de los demás. Puede que el impacto no sea tan significativo, que los resultados no sean tan trascendentales, pero no deja de ser un impacto.

Todos nosotros podemos beneficiarnos de la inspiración de Titus, ya sea en nuestra comunidad, a nivel nacional o internacional, la vida nos presenta incontables oportunidades ilimitadas para seguir su ejemplo.

Esto nos lleva al legado de Tito. Tenemos que contar su historia a nuestros hijos. Vivimos en un mundo en el que la verdad puede, a veces, parecer esquiva. A nuestros jóvenes estudiantes les vendría bien escuchar la historia de un hombre comprometido con la verdad, decidido a compartir esa verdad y a mostrar la convicción de sus principios.

Su lección sobre el verdadero precio de defender la libertad y lo que un hombre debe estar dispuesto a sacrificar en su nombre debe ser compartida con las generaciones futuras. Si no fuera por el padre Kevin, puedo decir sinceramente que conocería poco sobre el legado de Titus. Su veneración hasta la santidad habría pasado casi desapercibida. Todo ello a pesar de haber recibido mi educación secundaria en un colegio carmelita.

Aunque todos hemos leído sobre los esfuerzos heroicos de los soldados en el “Día D” y en la “Batalla de las Ardenas”, se dedica poco tiempo a contar historias de vida como la de Titus. No fue menos heroico que los anteriores. También proporciona un ejemplo de cómo todos nosotros podemos y debemos oponernos a quien comete crímenes contra la humanidad. Ofrece una maravillosa narración de un ser humano que estuvo dispuesto a luchar por aquellos que no compartían ni una fe común, ni un origen étnico, ni unas raíces nacionales. Lo más importante es que compartían la humanidad y necesitaban ser protegidos y su historia debía ser escuchada.

Si esperamos encontrar un Titus entre nosotros, su historia debe ser contada, sin editar. Es fácil ignorar los crímenes contra la humanidad cuando no nos afectan personalmente. La historia, en concreto la de Titus, nos muestra que no es una buena idea.

Al celebrar el legado de Tito con motivo de su canonización, no hay mejor manera de hacerlo que contando su historia.

Zelo zelatus sum pro domino deo exercituum.

Bill Bayci

“Joliet Catholic High School - Clase de 1974"

Aviso sobre el tratamiento de datos digitales (Cookies)

Este sitio web utiliza cookies para realizar algunas funciones necesarias y analizar el tráfico de nuestro sitio web. Solo recopilaremos su información si rellena nuestros formularios de contacto o de solicitud de oración para responder a su correo electrónico o incluir sus intenciones y solicitudes de oración. No utilizamos cookies para personalizar contenidos y anuncios. No compartiremos ningún dato con terceros enviados a través de nuestros formularios de correo electrónico. Su información debería ser su información personal.