carmelitecuria logo es

  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
Jueves, 11 Febrero 2021 00:01

Celebrando en Familia - 6 Domingo del Tiempo Ordinario

Continuando el camino con Jesús

Siguiendo el Evangelio del domingo pasado, Jesús decide ponerse en camino para predicar y curar en los otros pueblos de Galilea, cuando un leproso se le acerca y le suplica que lo cure.

En el mundo bíblico, se consideraba que las personas con cualquier tipo de afección en la piel, brillante y escamosa, tenían lepra. No era la enfermedad de Hansen, el nombre propio de lepra tal como la conocemos hoy.

Cualquier persona sospechosa de ser leprosa tenía que vivir fuera del pueblo por temor a contagiar a otras personas. Tenían que dejar su casa y su familia, su trabajo, su comunidad y su sinagoga. Dependían de otros para poder tener comida y agua.

Este sentimiento de miedo y sospecha hacia los leprosos contrasta fuertemente con la acogida de Jesús al recibir al hombre que se narra en el Evangelio.

El leproso se acerca a Jesús y le pide que lo limpie, que lo cure. Jesús se conmueve profundamente y lo toca (lo que debe haber requerido un gran gesto de compasión) y lo cura. Al sanar al leproso, Jesús ha hecho mucho más por él que simplemente aliviarlo de una dolencia angustiosa. Jesús literalmente le ha devuelto la vida al leproso. Ahora, puede volver a casa con su familia, retomar su trabajo y renovar su práctica religiosa en la sinagoga.

En la época de Jesús muchas personas consideraban las enfermedades y discapacidades eran también una enfermedad moral, de condición de pecado y de haber hecho algo incorrecto. Al curar a los enfermos, Jesús también les quitaba la mancha del mal.

Curiosamente, hay una manera de “inversión de roles” en este Evangelio. Al principio es el leproso el marginado, el que debía vivir fuera del pueblo. Pero, debido a que el hombre curado cuenta la historia en todas partes, Jesús ahora se convierte en el que tiene que quedarse fuera de los pueblos y aldeas. Sin embargo, las personas, como el leproso, acuden a él en busca de curación.

Conscientes de nuestra necesidad de curación, también nosotros podemos tomar la iniciativa de acercándonos a Jesús. Seremos acogidos con compasión y con amor. Podemos ser restaurados al lugar que nos corresponde, como hijos e hijas amados. Nosotros, también, podemos contar la historia de lo que Dios ha hecho por nosotros.

...

Somos conscientes que Cristo não só se faz presente no Santíssimo Sacramento, mas também está em nossos corações. Mesmo quando estamos sós, continuamos sendo membros do Corpo de Cristo.

O lugar que escolher para esta oração, poderia ter uma vela acesa, um crucifixo e a Bíblia. Estes símbolos ajudam a manter-nos conscientes do sagrado que é o tempo de oração e a nos sentirmos unidos com as outras comunidades locais que estão em oração.

A celebração é organizada para que um dos membros da família a presida e os demais membros participem juntos. Porém, a parte do presidente da celebração pode ser compartilhada por todos os presentes.

Aviso sobre el tratamiento de datos digitales (Cookies)

Este sitio web utiliza cookies para realizar algunas funciones necesarias y analizar el tráfico de nuestro sitio web. Solo recopilaremos su información si rellena nuestros formularios de contacto o de solicitud de oración para responder a su correo electrónico o incluir sus intenciones y solicitudes de oración. No utilizamos cookies para personalizar contenidos y anuncios. No compartiremos ningún dato con terceros enviados a través de nuestros formularios de correo electrónico. Su información debería ser su información personal.