Menu

carmelitecuria logo es

  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
Viernes, 10 Febrero 2023 15:03

Celebrando en Familia - Sexto Domingo del Tiempo Ordinario

Generosidad excesiva
(Mateo 5:17-37)

En la tradición judía, la enseñanza sobre cómo estar en paz con Dios y con el prójimo se encuentra en la Torá, la enseñanza contenida en los primeros cinco libros de las Escrituras hebreas (Antiguo Testamento).

Es especialmente importante para San Mateo, al escribir su Evangelio para los creyentes judíos, mostrar que Jesús no se opone a las enseñanzas y tradiciones judías. No creáis que he venido a abolir la Ley ni los profetas, sino a dar plenitud.

Pero para Jesús, no es suficiente con seguir estas enseñanzas de una manera superficial. Jesús proclama un sendero de profunda transformación que comienza en la intimidad.

La versión corta del Evangelio de este domingo comienza así: ‘Yo os digo que, si vuestra virtud no es mayor que la de los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos». Quienes escuchaban a Jesús se habrían sentido profundamente escandalizados por estas palabras. Los escribas y fariseos eran considerados los justos, los que tenían más posibilidades de entrar en el cielo. Eran expertos practicantes de la Ley. Pero Jesús llama a sus discípulos a una justicia mayor. Toma las interpretaciones tradicionales de las enseñanzas bíblicas y las corrige y amplía en una interpretación más generosa.

Varios ejemplos de la lectura del Evangelio de hoy sirven para demostrarlo. Como siempre, las palabras de Jesús van al corazón y a partir de ahí abordan la cuestión. Por ejemplo: no basta con poder decir: ‘No matarás’. ¿Qué pasa con la ira de tu corazón que da lugar a toda una serie de insultos, rencores e injurias contra otra persona?

La virtud y la rectitud consisten en mantener una relación correcta con Dios y con los demás. No se trata de parecer bueno por fuera, de cumplir la ‘letra de la Ley’, sino de ser bueno interiormente, de tener la actitud correcta en el corazón para estar en una relación correcta con Dios y con el prójimo. Esta actitud del corazón se manifestará en acciones generosas que den vida y hagan que el mundo sea seguro para todos.

La verdadera virtud cristiana va siempre más allá de lo que se requiere y siempre refleja la excesiva generosidad de Dios.

Aviso sobre el tratamiento de datos digitales (Cookies)

Este sitio web utiliza cookies para realizar algunas funciones necesarias y analizar el tráfico de nuestro sitio web. Solo recopilaremos su información si rellena nuestros formularios de contacto o de solicitud de oración para responder a su correo electrónico o incluir sus intenciones y solicitudes de oración. No utilizamos cookies para personalizar contenidos y anuncios. No compartiremos ningún dato con terceros enviados a través de nuestros formularios de correo electrónico. Su información debería ser su información personal.